Regístrate Regístrate en nuestro newsletter
Radio San Cristobal 97.5 FM San Cristobal
Diario Papel digital
La Tribuna

Amor, la mejor medicina

por Claudia Robles Maragaño

Siempre se ha sabido que a los pacientes hay que tratarlos con amor, pero la doctora Carmen S. Alegría, les pide además que se relacionen consigo mismos, con los demás y con el mundo, desde esa emoción positiva y energía sanadora que todos llevamos dentro y que nos ayuda a vivir más sanos y felices.

Amor, la mejor medicina / El nacimiento de un bebé nos inunda de amor...y de oxitocina. Foto: Jonathan Borba/Unsplash.

AGENCIA EFE

¿Qué es el amor? “Es difícil contestarlo, pero cuando uno es capaz de sentirlo plenamente, el mundo cambia. Cuando tenemos ese sentimiento, nuestro organismo experimenta signos de la transformación”, destaca la doctora Carmen Sánchez Alegría.

“La práctica del amor y la compasión altera la estructura del cerebro y cambia nuestros pensamientos. Conectar con esa energía transformadora nos ayuda a vivir más sanos y felices y también a que las medicinas sean más útiles y eficaces para quien las necesite”, asegura.

SI SE CONECTA CON EL AMOR, EL MUNDO SE RENUEVA

La doctora Alegría (https://dracarmenalegria.com) lleva treinta años dedicándose a la medicina de urgencias. Cuando comenzó a ejercerla, se dio cuenta de que todo lo que había estudiado se quedaba corto para comprender el concepto de la verdadera sanación.

Por ello, además de medicina, estudió programación neurolingüística, “mindfulness”, inteligencia emocional, EMDR (una técnica de tratamiento psicológico) y otras materias que la ayudaron a comprender el proceso de superación de la enfermedad, según explica en su nuevo libro “El amor es la mejor medicina”.

“Con el tiempo, uno intuye que el amor está más cerca de la emoción que del deseo. Es el sentimiento más sublime del ser humano. Una vibración de frecuencia aún más elevada que la alegría”, señala esta médica.

“El amor es difícil de describir, pero cuando uno es capaz de conectar con su energía, el mundo se renueva, y literalmente cambia, porque nuestro organismo es el primero en transformarse gracias a las sustancias que, de forma automática, inundan nuestro torrente sanguíneo”, señala.

Según Alegría, “con la práctica del amor y la compasión hay cambios anatómicos y estructurales en nuestro cerebro. Se reforman nuestros pensamientos y la forma de relacionarnos con nosotros mismos, con los demás y con el mundo, comienza a ser diferente”.

Esta especialista explica a sus pacientes que “no hay mejor medicina que el amor. El amor, entendido como una actitud para vivir y también el amor romántico”.

Destaca que “es mucho más sencillo recuperar la salud desde el amor que desde el miedo. Y, sin duda, ayuda a mejorar la respuesta a los tratamientos”.

Según está médica, “no produce el mismo efecto un fármaco recomendado por un médico que previamente ha escuchado con empatía al paciente, que el prescrito por un facultativo que apenas ha desviado la vista de la pantalla del ordenador y se ha limitado a decir: ´tómese una cápsula cada ocho horas`”.

LA `MEDICINA DEL ALMA´

Confiesa que los pacientes han sido sus mejores maestros. Con ellos ha aprendido lo que ella llama “medicina para el alma”.

Cuando Alegría escuchó decir que el amor se transforma en sustancias curativas, pensó que quizá no estaba tan desencaminada al brindar y recetar abrazos a sus pacientes, como acostumbra hacer en su consulta.

“Hay una fuerza especial dentro de nosotros que contribuye a mantenernos con vida, más allá de lo que nuestros propios órganos, estructuras cerebrales y sistemas saben hacer. Hay también una perfecta conexión entre cuerpo, mente, emociones y espíritu que, en sí misma, da sentido último a la vida”, enfatiza.

Explica  que: “Cuando señalo que el amor es la mejor medicina, no me refiero exclusivamente al amor como intercambio de afecto filial, fraternal o erótico, que también es curativo, sino al amor como emoción”.

“El amor es quizá la emoción más sublime y sanadora. Es el fenómeno a través del cual nos sentimos y nos volvemos parte de algo más grande que nosotros mismos”, señala.

Según esta experta, ese sentimiento que nos conecta con nuestra parte más sagrada y transforma nuestra forma de entender la vida, nuestros patrones de comportamiento y el modo de relacionarnos con nosotros mismos y los demás, incluso es capaz de influir en la renovación de las células del cuerpo, como parece haberle ocurrido a una paciente suya llamada Antonia.

EL CASO DE ANTONIA

Antonia era una mujer de setenta y tres años, con mirada triste y perdida, a quien “le dolía el alma” y que tomaba pastillas: Para dormir, para los dolores, por ansiedad y también para el corazón, la anemia, los huesos, la artritis y la digestión.

Acudía a consulta dos veces por semana, pero en una ocasión, pasaron varios meses sin que diera señales de vida.

Cuando volvió, la doctora Alegría no fue capaz de reconocerla: Entró una mujer sonriente y ataviada con un colorido atuendo, que ya no necesitaba recetas, ni pruebas médicas, ni caminaba encorvada o le temblaba el pulso, como anteriormente.

“Los dedos de sus manos no mostraban artrosis y la sonrisa le iluminaba el rostro. Se habían desdibujado sus arrugas. El secreto era que se había vuelto a enamorar”, recuerda la médico.

“Me encantó comprobar la metamorfosis de Antonia. No era la misma persona. El amor había llegado a su vida a modo de elixir mágico. Se encontraba radiante. El amor de Julián había resultado ser un tratamiento muy eficiente. Con Antonia aprendí que el amor es la mejor de las medicinas”, señala Alegría.

Esa experiencia le desveló que, “el amor contribuye de forma eficaz y llamativa en la salud física, mental y emocional”.

La psicóloga Bárbara L. Fredrickson identificó diez emociones positivas  que son: Alegría, gratitud, serenidad, autoestima, curiosidad, esperanza, inspiración, asombro, diversión y amor; y considera que el amor es la amalgama de todas esas emociones gratificantes, la más potente y sanadora, según Alegría.

Para Alegría, muchos de los cambios físicos y emocionales que tienen que ver con el amor están relacionados con la oxitocina, una sustancia compuesta por aminoácidos que, además, cumple muchas otras funciones relacionadas con el equilibrio interno, la sensación de calma y la sanación.

“Desde que se pone en marcha para facilitar nuestro parto, nuestra lactancia y crear un íntimo vínculo con nuestra madre, la oxitocina nos acompaña en todas las situaciones placenteras y relajantes de nuestra vida”, puntualiza.

Señala que la oxitocina es la encargada de preservar la especie y, aunque sea conocida como hormona del amor y del placer, en realidad interviene en una gran cantidad de procesos, siempre favoreciendo efectos de equilibrio y de calma.

“Creo que podría considerarse el antídoto al estrés por excelencia y, además, la hormona de las relaciones afectivas”, asegura.

Para elevar nuestros niveles de esta hormona, Alegría recomienda abrazar a nuestros seres queridos, acariciar, regalarnos un masaje, jugar con nuestros hijos, disfrutar de una comida agradable con las personas por quienes sentimos afecto, pasear de la mano con nuestra pareja, compartir experiencias con los amigos  o acariciar a una mascota.

También es fundamental “procurar que los otros se sientan bien, estrechando su mano, sonriéndoles, escuchándoles con atención, abrazándolos, dándoles una palmada afectuosa en la espalda o mostrando cualquier gesto de cariño, con lo que esa persona automáticamente se sentirá mejor...  y nosotros también”.

“Es algo que compruebo fácilmente en mi consulta”, concluye.

Síguenos: Google News
banner redes
banner redes banner redes banner redes banner redes banner redes

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a [email protected]

Contáctanos
La voz de la provincia AM

Más visto