lunes 14 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Bienestar

Estrés en los niños: Cómo detectarlo y qué hacer

Comúnmente se cree que únicamente los adultos están expuestos a este tipo de problemas, pero en los pequeños es más común de lo que se cree.


 Por Sebastián Díaz

10-08-2017_19-31-211__21.1

Parecería que el estrés es cosa de los adultos, pero hay muchas razones por las que un niño puede sentirse estresado. El nacimiento de un hermanito, el cambio de casa, comenzar el colegio pueden ser situaciones que desencadenen el estrés infantil. Pero, ¿cuáles son las señales de estrés en los niños?

Los problemas para dormir o las alteraciones en el apetito son algunas de las consecuencias más habituales del estrés, aunque existen otros de muy diversa índole ante los que hemos de estar atentos.

Recordemos que el estrés es la respuesta fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. Los principales síntomas del estrés en los niños son: Problemas para dormir;

Cambios en el apetito; Diarreas frecuentes; Bajo rendimiento escolar; Incremento o disminución de la actividad física; Cansancio o fatiga; Apatía, pasividad; Problemas para relacionarse con otras personas; Irritabilidad; Tristeza; entre otros.

Los padres deben estar alerta ante alguno de estos síntomas, ya que combinados con las situaciones de cambio pueden ser signos de estrés, y hemos de procurar que la salud del niño no se resienta, minimizando en la medida de lo posible las consecuencias.

Por suerte, las situaciones de estrés son casi siempre temporales, asociadas a una elevada carga escolar (o extraescolar), a tener que someterse a una revisión médica, vacunas, un viaje. Pero si son situaciones que se alargan en el tiempo sus consecuencias pueden ser más graves.

No hemos de minimizar las consecuencias del estrés, ya que, entre otras cuestiones, ha sido relacionado con desórdenes mentales en la edad adulta o con un aumento de las crisis de asma.

POSIBLES CAUSAS DEL ESTRÉS INFANTIL

Como hemos mencionado con anterioridad, algunas de las razones más frecuentes para el estrés infantil son la llegada de un nuevo miembro en la familia, la separación de los padres, el cambio de casa o de colegio, el inicio de las clases. En el caso de niños es edad preescolar, el estrés por el hecho de separarse de los padres es muy evidente.

Los posibles casos de acoso en el colegio, la preocupación por la situación económica del hogar (tal vez conviene no mostrar la propia ansiedad paterna, aunque tampoco ocultar lo que sucede en casa) o peleas familiares… son otras situaciones que podrían provocar el estrés cuando el niño crece.

También lo que sucede a su alrededor, las noticias perturbadoras en televisión, las películas de terror, pueden provocarles miedo y estrés, por lo que hay que estar pendientes de la información que les llega (o más bien del modo en el que se transmite dicha información) y del tipo de entretenimiento, que ha de ser adecuado a su edad.

La muerte o enfermedad de un ser querido, o su propia enfermedad, son otros factores que propiciarían la aparición de ansiedad.

Si bien con niños pequeños las presiones suelen provenir de fuentes externas (como la familia, los amigos o la escuela), cuando crecen también pueden surgir de la persona, de la exigencia a uno mismo (agravada a la vez por las exigencias externas hacia ellos).

No existe etapa en la infancia que esté exenta de sufrir estrés, desde el útero materno y el nacimiento, o cuando son bebés y cuando crecen, de niños y más delante de adolescentes, hay que cuidar este aspecto en la medida de lo posible.

En los casos en los que se perpetúen los síntomas en el niño o afecten a la salud del mismo de manera significativa hay que acudir a un especialista, ya que podría existir otros factores físicos implicados. Lo que no conviene hacer es desatender estos síntomas. Hay que hablar con el niño cuando este ya nos entiende, preguntarle por sus sentimientos, dejarle expresarse.

Si el niño y su familia comprenden el origen de la problemática, el estrés estará más cerca de controlarse y de superarse. Hay que evitar que el estrés infantil se convierta en crónico o que derive en procesos más complicados, como ansiedad o depresión.

EJERCICIOS PRÁCTICOS

Según vix.com, el estrés, es un padecimiento cada vez más común en los niños, ya sea por presión social, problemas escolares o en casa. Por ello, te presentamos los mejores tips, para que en este regreso a clases, ayudes a tus pequeños a canalizar "correctamente" sus emociones:

Estiramientos. La idea es extender progresivamente una parte de tu cuerpo, alargándola lo más posible. Mantén está postura durante unos segundos y luego afloja suavemente esa parte del cuerpo. Verás que te sentirás mucho mejor.

Ejercicio. Un remedio infalible para acabar con el estrés, es que le digas sí a la práctica deportiva. Salte a jugar con tus amigos, monta bicicleta, corre, patina y/o juega fútbol.

Yoga. Es una disciplina básica para mejorar la calidad de vida de todas las personas y si la realizas desde temprana edad, te ayudará a tomar mejores decisiones, a controlar los momentos de ira, enojo y frustración.

Musicoterapia. Esta técnica, hará que tengas un equilibrio emocional y generará mayores pensamientos positivos, además, te proporciona un estado de paz y dependiendo del tipo de música que escuches, te ayudará a  acelerar tu proceso de aprendizaje y concentración.

Meditación. Respirar e imaginarte que estás en un lugar tranquilo y lleno de luz, mejorará su rendimiento físico y emocional. 15 minutos al día, marcarán la diferencia. Aquí es clave que los padres o un maestro en esta filosofía, orienten al pequeño para poder lograrlo.

SECUELAS DEL ESTRÉS

Este padecimiento es una reacción que se produce por situaciones que el niño no puede controlar y que alteran su equilibrio; generalmente se desarrolla por ambientes rígidos y de alta exigencia o sobredemanda para el menor.

 Al respecto, el psiquiatra Miguel Ángel Jiménez, explicó que este padecimiento se manifiesta en diversos aspectos, como el educativo, donde a los niños se les abruma con mayor información y se les somete a exámenes exhaustivos, tareas escolares inalcanzables, que lo llevan al punto donde las calificaciones y trabajos son más importantes que el propio aprendizaje:

"A esto se suma la falta de reconocimiento, desatención, no premiar sus logros, incluso, muchas veces el niño no responde de la manera que esperan sus padres, familiares o maestros", afirmó Jiménez.

El médico, precisó que no sólo a nivel emocional se presentan cambios, también se dan manifestaciones físicas como: gastritis, dolores de cabeza y estómago; mojan la cama de manera recurrente; se muerden las uñas o arrancan el cabello y, en algunos casos, hay disminución del apetito o alteración en los hábitos alimenticios.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
bienestarEstrésLa Tribunaniños

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes