lee nuestro papel digital

Agroforestal

Afirman que papas en Chile mantendrán su precio en el corto y mediano plazo

Los costos de los insumos necesarios para la siembra y cosecha del alimento han llevado al cultivo a la tecnificación de todas sus etapas productivas.


 Por Jorge Guzmán B.

Rustic unpeeled potatoes on a desks
Los agricultores que no cuenten con una alta eficiencia tendrán dificultades para ser rentables. A pesar de esto, los costos para el consumidor se han mantenido similares a temporadas anteriores.

El gerente general del Consorcio Papa Chile, Luis Miquel, dijo que los costos de la actividad han subido, obligando a los agricultores que se dedican a la actividad a tecnificar las hectáreas en el país para lograr rendimientos más eficientes y hacer un mejor uso de los recursos que se utilizan.

En conversación con diario La Tribuna, el representante de los productores de papa sostuvo que “en general, desde la zona centro-sur hasta la zona sur, el cultivo de papa tiene una temporada que comienza en julio o septiembre-octubre más hacia el sur y se cosecha entre marzo y junio. En este momento aún estamos pensando en plantar. La temporada pasada tuvo una buena producción, no hay escasez de papa, el precio se ha mantenido en niveles muy normales, si bien estas últimas semanas ha tendido a subir un poco”.

Explicó que “hay que tener en cuenta que esa temporada las condiciones fueron completamente diferentes a las de esta temporada: los fertilizantes, los agroquímicos, el petróleo y todo lo que se utilizó la temporada pasada se hizo con costos muchísimo más altos”.

Miquel ejemplificó dichos costos con “una tonelada de urea, que costaba en alrededor a 300 mil pesos, hoy cuesta alrededor de un millón 200 mil pesos. Todos los insumos agroquímicos y fertilizantes, así como el petróleo han subido”.

“El costo de los fertilizantes ha tenido una fuerte alza. Si el año pasado el costo de la mezcla N-P-K-Mg era en promedio $ 380,- el kilo más IVA, actualmente los precios se empinan por sobre los $ 1.200,- por kilo. En promedio se utilizan 1.600 kilos de mezcla N-P-K-Mg, 350 kilos de Muriato de Potasio y 1.200 kilos de Carbonato de Calcio por hectárea. El costo total por hectárea de la fertilización sube de $ 800.000 a $ 2.340.000,- por hectárea”, detalló el gerente del conglomerado.

NO ENCARECER EL ALIMENTO

Dichas condiciones han llevado a que los productores del tubérculo “tengan una menor intención de siembra. La gente que va a plantar son quienes tienen la certeza de que van a tener rendimientos muy altos, porque de lo contrario no van a poder tener rentabilidad”, explicó el vocero del Consorcio Papa Chile.

Luis Miquel dijo que en la actualidad “los niveles de producción han aumentado, por lo que menos hectáreas pueden producir más papa, lo que puede redundar en que no se note una deficiencia del producto, pero se va a plantar menos superficie. Quienes no tengan altos niveles de eficiencia van a tener problemas para ser rentables. Sin embargo los precios para el consumidor siguen muy similares a los de antes, porque aún hay papa en el mercado”, indicó el vocero del gremio. Agregó que “se espera que en los próximos meses haya un alza, que es normal, porque se agota la papa de guarda. La papa todavía está en precios bastante normales”.

Respecto al uso de agua en el cultivo, el gerente general del Consorcio Papa Chile indicó que con las precipitaciones de esta temporada “no deberíamos tener ningún problema de abastecimiento de agua, ha habido bastante pluviometría, por lo que no veo que esto vaya a ser un problema. Para que la papa se dé bien, hay que regar bien, lo que implica tener una humedad constante en el suelo, para que la planta se mantenga hidratada. No se requieren grandes cantidades de agua, sino un riego inteligente”, explicó.

El vocero del gremio agroalimentario contó que “el riego tecnificado se usa, pero en superficies grandes tenemos un problema logístico: cómo se ponen las cintas, cómo se recogen, etcétera. Se ha tratado de encontrar un sistema propicio para superficies de mayor extensión durante mucho tiempo. Se están dando pasos hacia mejorar esto y así además se podría aplicar productos sin tractores, por ejemplo”, proyectó el dirigente gremial.

TECNIFICAR LA PRODUCCIÓN

“Dentro de la eficiencia también se considera utilizar la menor cantidad de mano de obra posible, porque es escasa, por los costos y por la cantidad de horas que se necesitan para atender continuamente el cultivo”, contó Miquel, al tiempo de explicar que “no se puede detener algunas operaciones, como fumigar, seleccionar o cosechar, y ahí no se hace distinción entre lunes y domingo. Ahí la baja disponibilidad de mano de obra hace que los productores se tecnifiquen”.

Indicó que “los niveles de eficiencia se dan cuando se pueden cubrir todas las necesidades con la menor cantidad de mano de obra y la mayor eficiencia posible, que requiere de una inversión alta que algunos productores han hecho”.

Precisó que “en la papa hace algunos años había mucho productor pequeño y mediano que dependía solamente de la mano de obra física, y esos hoy están muy complicados. Los elementos mecanizados y tecnológicos para abarcar cierta cantidad de hectáreas en el menor tiempo posible es importante. No es lo mismo abarcar una hectárea con una fumigadora manual que con una fumigadora con motor y mucho menos que cuando se tiene una fumigadora más grande o un dron”, comparó el gerente del Consorcio Papa Chile. Finalmente, Miquel agregó que “no es lo mismo cosechar a mano que con las cosechadoras autopropulsadas. Son mundos y costos completamente distintos. A la larga, una máquina cosechadora tiene costos ínfimos en comparación con lo que se invierte contratando gente”.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
consorcio papa chilepapas chileprecio papaprecio papas chile
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes