lee nuestro papel digital

Salud

Advierten riesgos de normalizar la depresión en personas mayores

Tener más de 60 años y sentirse deprimido/a no es una situación natural ni esperable, por lo que abordar este trastorno y entregar un tratamiento oportuno se vuelve fundamental.


 Por Glenda Ahumada

personas mayores

La depresión es el trastorno psiquiátrico más frecuente en personas mayores en Chile. Un 11,2% de la población mayor de 60 años la tiene, siendo una condición usualmente subdiagnosticada en este grupo etario. Así lo consignan cifras del Ministerio de Salud, cartera que conformó una Mesa Técnica de Salud Mental de Personas Mayores para abordar estas temáticas.

Más allá de esta cifra, Ana Paula Vieira, psicóloga experta en gerontología enfatiza que “muchas veces, tanto los profesionales de la salud, como las mismas personas mayores tienen la falsa creencia de que la depresión es parte natural del envejecimiento, lo que se convierte en un riesgo considerable”.

La especialista explica que la depresión en la persona mayor se puede dividir según la edad de inicio. Se habla de depresión temprana en aquella cuyo primer episodio ocurrió previo a los 60 años y tardía sobre dicha edad.  “En ambos casos los riesgos son múltiples y de ahí su importancia en la detección y manejo adecuado”. En casos severos, puntualiza, “no abordarlo puede tener consecuencias graves como la conducta suicida”.

Desafíos

El pasado 13 de enero se conmemoró el Día Mundial de la Lucha Contra la Depresión y, a juicio de la especialista, la salud mental de las personas mayores en Chile tiene grandes desafíos. “El más importante es el de educar a la comunidad para no subestimar señales de este trastorno, porque no considerarlas a tiempo aumenta riesgos que impactan a la persona y también a su entorno”.

Entregar herramientas para identificar signos de depresión es clave para que las personas mayores, o incluso su entorno, reconozcan que existe un problema. “Este es el primer paso para luego acceder a una ayuda terapéutica oportuna y, por consiguiente, efectiva”, destaca Vieira, quien también es directora de Fundación Míranos, organismo que trabaja por la prevención del suicidio en este grupo etario.

Finalmente, la experta hace un llamado a tomar atención a señales que puedan ser indicio de depresión en personas mayores. Algunas son verbales, por ejemplo, enunciados que den cuenta de no tener motivos para vivir, no tener esperanza, de sentirse una carga, de sentirse responsable de todo lo malo que sucede o manifestar el sentimiento de inutilidad.

“Los cambios de ánimo y de comportamiento también pueden ser signos de depresión. Ojo cuando existe mayor irritabilidad, rabia, ansiedad, angustia o dificultad para comer o dormir. Que una persona abandone las actividades que antes le gustaba hacer, que aumente la ingesta de alcohol y de sustancias, o se aísle de su familia y de sus cercanos también son alertas”, detalla.

Cuando estas señales son frecuentes e intensas, y tenemos la opción y cercanía para poder ayudar a una persona, podemos acudir, por ejemplo, a recursos como la línea telefónica #4141 del Minsal para la prevención del suicidio, concluye la psicóloga. 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
adultos mayoresDepresiónpersonas mayoressalud mental
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes