lee nuestro papel digital

Salud

Cómo prevenir las temidas insolaciones durante la época estival

Saber utilizar el protector solar se vuelve una herramienta crucial para evitar impactos a la salud de las personas.


 Por Nicolás Muñoz

26922087_7269876
Imagen de Freepik

El primer fin de semana del 2023 en la comuna de Los Ángeles marcó temperaturas de entre 31º y 34ºC, lo que hace prever uno de los veranos más calurosos para la capital provincial de Biobío. En ese sentido, es importante conocer cómo evitar que el sol se transforme en un causante de problemas a la salud que tiendan a arruinar esta temporada.

Uno de los principales riesgos que se pueden encontrar en la exposición insegura a la radiación ultravioleta (UV) es el de una insolación, cuadro originado al recibir luz solar de forma prolongada lo que repercute en una falla de los mecanismos encargados de eliminar el calor excedente del organismo. Este problema hace que el cuerpo de la persona afectada pierda temporalmente la capacidad de enfriarse.

CORRECTO USO DEL PROTECTOR SOLAR

Existen diferentes herramientas para evitar una insolación durante el verano, siendo, además de las prendas como el jockey, las gafas y las poleras manga larga, el bloqueador solar. Este producto, creado específicamente para reducir el impacto de la radiación UV, es uno de los elementos más recomendados por autoridades y especialistas de la salud durante todo el año, no solo en la época veraniega, ya que previene quemaduras, manchas, envejecimiento, daño ocular e incluso cáncer de piel.

Entre las principales recomendaciones por parte de las autoridades de Salud se destaca que al momento de comprar un protector solar se debe verificar que el nivel de protección debe de acuerdo a la intensidad del sol, el tiempo de exposición y el tipo de piel. “Sin embargo, debido a que en nuestro país la capa de ozono está muy dañada, se recomienda utilizar productos con protección solar igual o superior a 30 SPF y que tengan amplio espectro de protección, tanto para rayos UVB como UVA”, señala el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP).

En cuanto al uso, es necesario aplicar y reaplicar el bloqueador cada cierto tiempo. Lo recomendado es untar el producto al menos 30 minutos antes de exponerse al sol, especialmente en la nariz, las orejas, el cuello, las manos, los pies y los labios, evitando los ojos. “El protector debe aplicarse cada 2 horas, a menos que realice alguna actividad que ocasione la retirada del producto (natación, ejercicio intenso) para lo cual deberá reaplicar al momento de terminar”.

En forma complementaria, es importante destacar que el ISP facilita a la comunidad un sitio web (registrosanitario.ispch.gob.cl/) donde es posible verificar que el protector solar adquirido esté autorizado para ser usado. Esta es una acción crucial por parte de las personas, ya que es contraproducente protegerse del sol con productos no autorizados que pueden aumentar el riesgo a la salud.

LEY DE OZONO

Dentro de la legislación chilena existe la Ley 20.096, también conocida como Ley de Ozono, la cual establece que los empleadores deberán adoptar las medidas necesarias para proteger eficazmente a los trabajadores cuando puedan estar expuestos a radiación ultravioleta.

En su Artículo 19 plantea que: “Los empleadores deberán adoptar las medidas necesarias para proteger eficazmente a los trabajadores cuando puedan estar expuestos a radiación ultravioleta. Para estos efectos, los contratos de trabajo o reglamentos internos de las empresas, según el caso, deberán especificar el uso de los elementos protectores correspondientes, de conformidad con las disposiciones del Reglamento sobre Condiciones Sanitarias y Ambientales Básicas en los Lugares de Trabajo”.

A su vez, otras aristas de la misma ley, hacen alusión a la correcta información por parte de las empresas hacia los usuarios, cuando de protección solar se trata. “Los bloqueadores, anteojos y otros dispositivos o productos protectores de la quemadura solar, deberán llevar indicaciones que señalen el factor de protección relativo a la equivalencia del tiempo de exposición a la radiación ultravioleta sin protector, indicando su efectividad ante diferentes grados de deterioro de la capa de ozono”, redacta el Artículo 21.

Finalmente, por más que las autoridades y profesionales de la Salud destaquen la importancia de cuidarse de la exposición solar, queda en manos de la ciudadanía seguir las recomendaciones para evitar dañar el organismo a costa de un look bronceado.

REVISA TAMBIÉN:


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Salud
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes