lee nuestro papel digital

Salud

El largo peregrinar de quienes padecen fibromialgia podría otorgar un respiro

El proyecto asegura que “no podrán rechazarse las licencias médicas por esta patología, por su solo diagnóstico, ni sujetarse a un procedimiento especial, particular o discriminatorio”.


 Por Salomón Bobadilla

cuello

Claudia Zapata es una angelina, profesional de la salud, que hace dos años y medio comenzó a recorrer un difícil camino enfrentando una compleja patología: La fibromialgia.

Se trata de una afección crónica que le causa dolor en todo el cuerpo, fatiga y otros síntomas. Más precisamente, un dolor intolerante y generalizado, cuya causa exacta aún no ha sido precisada pero sí existen varios factores que podrían explicar su aparición.

Para Claudia, es esencial mejorar los diagnósticos y la especialización de quienes deben atender a los pacientes con fibromialgia, quienes además deben lidiar con licencias médicas que no son pagadas, y con un altísimo precio de los medicamentos recetados.

“Por eso, que exista un respaldo en la ley para uno es un alivio. Estamos dando un paso para avanzar en algo que muchas personas tienen y que se vive por dentro, porque no es una enfermedad visible. Es el sistema nervioso central, a través del cual el cuerpo manifiesta dolor y otros síntomas. Siempre hay dolor, pero algunos son invalidantes. Que un abrazo de tu hijo te duela es tremendo, aprender a vivir con eso es muy difícil”.

Quienes sufren esta enfermedad pueden pasar años esperando un diagnóstico, dado que por su complejidad es fácil de confundir con otras enfermedades. Y en este peregrinar una de las alteraciones más comunes es la salud mental, por el desgaste, los dolores sin causa aparente y el tratamiento que solo es paliativo.

“Hice una peregrinación como de un año por diferentes médicos, y eso que fue el camino corto gracias a que tengo conocimientos del área de la salud; pero otras pacientes llevan años en diferentes médicos y con distintos exámenes, lo que es agotador”, advierte Claudia.

En su camino enfrentando la enfermedad, empezó a buscar grupos de apoyo y a conocer los casos de otras personas. “Comencé a entender que lo que me estaba pasando a mí le ocurría a muchas mujeres en el mundo. Además, tuve que cambiar mis hábitos, adoptando un estilo de vida saludable para poder sobreponerme a esto”.

Claudia tiene claro que la enfermedad la acompañará el resto de su vida, pero el cómo enfrentarla será más llevadero contando con una legislación acorde a la gravedad de esta afección.

AVANCE DEL PROYECTO DE LEY

Considerando lo complejo de la fibromialgia, ayer se fortaleció la esperanza de mejorar las condiciones de vida de quienes la padecen.

Esto, ya que el proyecto que crea la ley de fibromialgia y el dolor crónico no oncológico avanzó a tercer trámite en la Cámara de Diputados, luego de la aprobación en particular y por unanimidad de la Sala del Senado.

Con organizaciones de pacientes en las tribunas y enfatizando la representación de éstos en regiones, los senadores valoraron la propuesta como un sistema de cuidados integral para más de 400 mil personas –la mayoría de ellas mujeres- que padecen una serie de síntomas que les dificulta su diagnóstico.

En el debate en particular, desarrollado en la Comisión de Salud, se aprobó la única indicación presentada por el senador Alejandro Kusanovic, quien propuso un numeral nuevo al artículo 2, estableciendo el derecho a una atención preferente a estos pacientes por cualquier prestador de salud.

En tanto, el senador por Biobío, Enrique Van Rysselberghe, destacó que con la iniciativa se busca garantizar que las personas tengan un diagnóstico oportuno, el derecho a licencia médica sin cuestionamiento, una atención preferente y los cuidados necesarios.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA FIBROMIALGIA?

La fibromialgia puede ser difícil de diagnosticar. En ocasiones se necesita ver a varios profesionales de la salud para obtener un diagnóstico. Una causa de esto es que no existe una prueba específica para ella, y sus principales síntomas, como el dolor y la fatiga, son comunes en muchas otras afecciones.

Los profesionales de la salud deben descartar otras causas de los síntomas antes de hacer un diagnóstico de fibromialgia. A esto se le llama diagnóstico diferencial.

No todos los profesionales de la salud conocen en detalle la fibromialgia y su tratamiento, ya que se trata con una combinación de terapias, las que pueden incluir medicamentos, cambios de estilo de vida, terapia conversacional y tratamientos complementarios.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
fibromialgiaLos ÁngelesSalud
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes