lee nuestro papel digital

Salud

Más partos y menos cesáreas es el objetivo de campaña de salud que se realiza en Los Ángeles 

Los altos índices de esta intervención quirúrgica en Chile, donde más del 40% de los partos son por cesárea, preocupa a los equipos de salud que innovan en estrategias para promover los nacimientos de forma natural.


 Por Glenda Ahumada

cerrar-manos-haciendo-forma-corazon_23-2148889322

La cesárea es una intervención quirúrgica mediante la cual se extrae al bebé del útero materno, por contraindicaciones o problemas en el embarazo o trabajo de parto.

En la mayoría de los casos, es necesario planificar una operación, sin embargo, no es posible determinar la necesidad de realizar una cesárea antes de iniciado el trabajo de parto.

Información compartida por la Fundación Observatorio de Violencia Obstétrica con cifras del Instituto Nacional de Derechos Humanos, señala que la tasa de cesáreas en Chile sobrepasa con creces lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El organismo internacional recomienda que la tasa de operaciones para nacimientos no supere el 16%. En nuestro país y en toda Latinoamérica, esta recomendación no se respeta.

El 40% de los nacimientos en la salud pública ocurren por cesárea, siendo las tasas más altas del continente americano. Mientras que en los recintos de salud privados, la cifra aumenta preocupantemente al 69% de los nacimientos.

En regiones como Arica, O’Higgins, Los Ríos y Magallanes, los partos mediante cesáreas superan el 80%, siendo la región del Biobío la zona con el porcentaje más alto con un 91% de los casos.

En algunos países, incluido Chile, la violencia obstétrica es considerada una vulneración a los Derechos Humanos.

Al realizar una búsqueda web sobre las cesáreas en nuestro país aparecen tópicos como “el negocio del nacimiento” o como “sistema que incentiva al lucro”.

Diario La Tribuna conversó con Bárbara Araya, quien es matrona del Centro de Costos de Urgencia del Complejo Asistencial Víctor Ríos Ruiz de Los Ángeles, y sobre este tema señaló que “la preocupación sobre las cesáreas viene creciendo a nivel mundial desde el año 1985, donde se realizó una reunión con países latinoamericanos sobre esta temática. Lamentablemente han habido estrategias fallidas con la intención de disminuir estas tasas”.

“A nivel nacional, en 2017 hubo una tasa del 43% de nacimientos a través de cesáreas. A nivel local, como complejo asistencial no nos alejamos mucho de esas cifras, en 2021 tuvimos un 41% de cesáreas, a pesar de que el pensionado, que es la libre elección y la atención privada, no está funcionando desde la pandemia, por lo tanto, estas cifras son limpias, es decir, sólo cesáreas del servicio público”, indicó la profesional.

“Esa cantidad genera una preocupación, por lo que nosotros tenemos estrategias, tanto a nivel nacional como local, que tienen la finalidad de disminuir estas cifras”, agregó la matrona.

Una norma que funciona desde 2021, tanto a nivel privado como público, denominada vigilancia y monitoreo de la indicación de cesáreas, cuya finalidad es asegurar que esta intervención, que beneficia la salud fetal y materna, sea realizada bajo estrictos términos necesarios, tales como situaciones que imposibiliten el parto natural.

Ante el problema de cesáreas no indicadas, el Ministerio de Salud en unos años más a través de esta norma, podrá vigilar e identificar dónde está el problema, qué equipos de salud tienen este problema, por qué se indican estas cesáreas injustificadas, y poder saber qué establecimientos están operando más, poder trabajar con ellos para fortalecer los equipos de trabajo y solucionar el problema.

MÉTODOS PARA BAJAR TASAS DE CESÁREAS

“Con esta normativa o manual, se llena un formulario que indica porqué se ordenó realizar cesárea, en qué grupo quedó de diagnóstico y esa información se envía semanalmente a Santiago al Ministerio de Salud de forma permanente”, explicó la matrona.

“Nosotros como equipo de salud del Centro de Responsabilidad de la Mujer, programamos un plan de trabajo a nivel anual y a fin de año se evalúa, y en ese sentido a nivel local, vimos que las mujeres que llegan en trabajo de parto no siempre vienen preparadas, con la información suficiente, con muchas dudas y temerosas, situación que hace que incluso, solicitan la cesárea”, recalcó Bárbara Araya. 

“Entonces si tengo un equipo inexperto, combinado con una familia que presiona porque la mujer lleva tanto tiempo en trabajo de tiempo, sumado al susto, con dolor, vimos que lo importante es poner toda nuestra preocupación y energía en empoderar a estas mujeres para que confíen en su capacidad de parir de forma natural y espontánea, es decir, parto vaginal”, señaló.

Sobre los talleres, la profesional explicó que “todas las matronas que trabajan en pre parto y atienden nacimientos hacen cada 15 días talleres para gestantes de la provincia de Biobío, de manera de prepararlas junto a sus acompañantes para el parto natural, y contarles como son los ejercicios, como es la cama de parto, qué ejercicios hacer y las usuarias se van muy contentas, hemos tenido alta satisfacción, y les decimos qué es lo importante y qué esperamos de ellas. Esperamos que a fin de año podamos ver resultados y si logramos disminuir el índice de cesáreas.  Estos talleres se realizan en el hospital base”, manifestó Bárbara.

“Sin que nadie nos lo pidiera, quiero agradecer el entusiasmo del equipo de seis matronas que tenemos aquí en el hospital, porque son personas jóvenes que han aceptado el desafío, fuera del horario de trabajo, realizando estos talleres de dos horas, recibiendo a 10 parejas por sesión, con implementos y todo.Nos encantaría hacerlo todas las semanas, sin embargo, podemos realizarlo solo dos veces al mes por el momento, desde mayo”, dijo Bárbara.

Sobre resultados preliminares, la matrona del Hospital angelino dijo que “han tenido un excelente parto las mujeres que han participado en estos talleres, a pesar de que hay cesáreas de urgencias, pero creemos que esta estrategia puede servir para disminuir las cifras”.

Acerca del gran porcentaje de nacimientos que ocurren en servicios de salud privada, y ante la afirmación de que es un negocio, la profesional del parto complementó que “en la salud privada, existen seguros que te devuelven un gran porcentaje del costo del parto, siempre y cuando sea por cesárea, sistema que no facilita ni permite tener más partos naturales”, finalizó.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
cesáreas en ChileLos ÁngelesnacimientosOMSParto naturalParto respetado
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes