suscríbete al boletín diario

Política

Derecho a la educación y equidad de género: moción propone asegurar ambos principios

El proyecto establece que las instituciones de educación, en todos sus niveles, promuevan una cultura del respeto a la equidad de género, así como también de toda forma de identidad u orientación sexual.


 Por La Tribuna

30-07-2018_17-45-261__14.1

“En nuestra sociedad estamos atravesando un momento muy especial en la cual la "cultura del abuso" de todo tipo, sexual, laboral, entre otros, ha venido a ser denunciada especialmente por grupos organizados de mujeres que han decidido iniciar las tomas de sus centros de estudio en demanda de un fin total a la cultura del abuso”, se desprende de la propuesta de reforma constitucional en lo relativo al derecho a la educación y equidad de género.

La moción ahora deberá ser analizada por la Comisión de Educación y Cultura, quienes deberán pronunciarse sobre esta materia, que a juicio de los legisladores impulsores del proyecto, se encamina a una “(…) manera de vivir en una sociedad donde los derechos de cada uno de los miembros de una comunidad universitaria sean respetados y valorados, con independencia del género, la identidad sexual, o condición económica que se posea”.

 

PROPUESTA

La propuesta establece claramente que “la educación tiene por objeto el pleno desarrollo de la persona en las distintas etapas de su vida. Los padres tienen el derecho preferente y el deber de educar a sus hijos. Corresponderá al Estado otorgar especial protección al ejercicio de este derecho”.

“Para el Estado es obligatorio promover la educación parvularia, para lo que financiará un sistema gratuito a partir del nivel medio menor, destinado a asegurar el acceso a éste y sus niveles superiores. El segundo nivel de transición es obligatorio, siendo requisito para el ingreso a la educación básica.

La educación básica y la educación media son obligatorias, debiendo el Estado financiar un sistema gratuito con tal objeto, destinado a asegurar el acceso a ellas de toda la población. En el caso de la educación media este sistema, en conformidad a la ley, se extenderá hasta cumplir los 21 años de edad.

Corresponderá al Estado, asimismo, fomentar el desarrollo de la educación en todos sus niveles; estimular la investigación científica y tecnológica, la creación artística y la protección e incremento del patrimonio cultural de la Nación.

Las Instituciones de Educación en todos sus niveles deberán promover una cultura del respeto a la equidad de género, así como también de toda forma de identidad u orientación sexual.

Es deber de la comunidad contribuir al desarrollo y perfeccionamiento de la educación”

CONTEXTO

Los senadores precursores del texto legal, contextualizaron que “todo este nuevo paradigma que se ha venido a instalar en nuestra sociedad, nos obliga a repensar profundamente el modelo valórico que la sociedad desea para sí, ya que sin duda que las viejas estructuras tradicionales se han derrumbado, dando lugar a una nueva sociedad, que todavía no podemos terminar de vislumbrar en sus consecuencias”.

Así, agregaron que, “en el ámbito de las tomas "feministas" en las universidades, que son las que han protagonizado y visibilizado este cambio cultural, las demandas pasan porque en las Instituciones de Educación superior se establezcan procedimientos y protocolos que den seguridad de que cualquier acto de abuso será investigado y sancionado”.

“Al mismo tiempo los grupos de mujeres organizadas pretenden que en las universidades se genere una verdadera cultura del respeto y de trato igualitario entre hombres y mujeres, además de que exista un verdadero respeto a las diversas clases de identidad y orientación sexual forme parte de la cultura de las Instituciones de Educación”, detallaron.

A modo de ejemplo, en los argumentos del proyecto se describe que “en la Universidad de Magallanes, en donde el movimiento feminista ha tenido una gran fuerza, las mujeres demandan que este cambio cultural tenga garantías legislativas que aseguren un cambio en las relaciones al interior de las instituciones de Educación superior. Por lo mismo, creemos que el incorporar como principio general del derecho a la educación, el que sean respetados todos los tipos de género, sin ningún tipo de discriminación arbitraria, y que ello sea uno de los objetivos del derecho a la educación, sin duda que constituye un gran primer paso para que a nivel constitucional se asegure el respeto a todos los integrantes de una comunidad educativa”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes