suscríbete al boletín diario

Política

El otro lado de las elecciones en la zona

Aspectos positivos y negativos marcaron de una u otra forma la jornada de domingo en la provincia de Biobío.


 Por La Tribuna

La “fiesta de la democracia” que se vivió en la provincia de Biobío fue, definitivamente, superior a lo que se esperaba.

Miles de personas de todas las edades se acercaron a los distintos establecimientos con la idea de emitir su sufragio, motivados por la importancia de ser partícipes de una jornada memorable que hace años no se veía; esto, considerando el voto voluntario.

Pero no todo tuvo directa relación con los votos, también hubo cosas excepcionales en esta elección presidencial.

PERSONA NO VIDENTE EN NACIMIENTO

Una de las primeras comunas que presentó un caso llamativo fue Nacimiento, comuna que destacó por la inclusión al tener entre sus vocales de mesa a Sebastián Zúñiga Vásquez, una persona no vidente, quien, pese a ello, realizó su labor con entusiasmo en la mesa 35 de la escuela Óscar Guerrero Quinsac.

Lo anterior fue un ejemplo claro de que querer es poder, considerando la gran cantidad de personas que no acudieron a ser vocales de mesa por una que otra excusa.

CON TANQUE DE OXÍGENO

Otra muestra de que nada es imposible si uno se lo propone es lo que aconteció a eso de las 10 de la mañana en las dependencias del liceo Bicentenario de Los Ángeles.

Iván Parra Villegas, un ciudadano con evidentes complicaciones de salud e incluso para desplazarse llegó muy temprano hasta el recinto educacional para emitir su sufragio.

El hombre se acercó hasta el principal establecimiento para votar ni más ni menos que con un tanque de oxígeno, algo que, eventualmente, podría servir como excusa para quedarse en su casa, pero Parra de todas maneras se levantó temprano para cumplir con su deber cívico.

VOTÓ CON 101 AÑOS

Sin lugar a dudas, el esfuerzo de muchos fue lo que más destacó en la jornada de elecciones en la provincia de Biobío.

Sumado a lo ocurrido en Los Ángeles y Nacimiento, hay otro hecho que conmovió a los yumbelinos.

Se trata de Luisa Molina, que, pese a sus 101 años de edad, nunca ha dejado de concurrir a votar y esta tampoco fue la excepción.

Este hecho fue celebrado por las decenas de personas que se encontraban en el local de votación, quienes miraban atónitos cómo, mientras algunos por pereza se quedaban en casa sin emitir su sufragio, Luisa, con todos sus problemas para movilizarse, se dio el tiempo para cumplir con su deber cívico… de todas formas.

PROBLEMAS EN ESCUELA JOSÉ DE SAN MARTÍN

Uno de los primeros problemas que se suscitaron en Los Ángeles, ocurrió en la escuela José de San Martín, ex escuela 4.

El conflicto ocurrió temprano, cuando las personas que llegaron a votar al recinto -principalmente de tercera edad- se encontraron con un cambio: las mesas que en elecciones anteriores se encontraban en el primer piso, ahora estaban en el segundo.

Esto, les provocó problemas a las personas de mayor edad, quienes, con evidente problemas para desplazarse, tuvieron inconvenientes para emitir su sufragio.

A ello se le sumó que la mesa debió bajar al primer piso para que una persona pudiera votar, lo que retrasó al resto.

Una de las afectadas destacó en un despacho de radio San Cristóbal que “se demoraban en atendernos, había una abuelita abajo inválida, tuvieron que ir con las cosas abajo para que votara”.

A ello, otra afectada agregó que “el problema fue que la mesa empezó a funcionar tarde. Y, ¿cómo se les ocurre poner una mesa de votación en el segundo piso? Las otras veces la mesa estaba en el gimnasio. Hay gente a la que le ha costado mucho subir las escaleras, entonces la gente llega poco menos que con la lengua afuera. Entonces, si llega a haber segunda vuelta, por favor ponga la mesa abajo”.

Consultado por el conflicto, el jefe de local, Juan Pablo Medina, se refirió al tema y le bajó el perfil, argumentando que “esta escuela no tiene tantas salas. Hicimos un esfuerzo, porque, como estaba calculado, en el gimnasio íbamos a tener como 15 mesas. Entonces, era demasiado y decidí tener cuatro en el segundo piso. Me ha tocado que la Defensa Civil atienda adultos mayores y hemos tenido que ayudarlos a sufragar, pero generalmente los adultos mayores votan en la mañana, así que eso se va a regularizar”.

MILITARES CON PROBLEMAS DE CRITERIO

Sin ánimos de generalizar, y entendiendo que cada uno es una persona con pensamientos individuales, la labor de los militares tuvo momentos poco agradables para quienes ejercían el periodismo.

El primer conflicto se generó cerca de las 11 de la mañana, cuando en un despacho de radio San Cristóbal respecto de los problemas en la escuela José de San Martín, se acercaron dos efectivos militares (uno de ellos el delegado del local) para pedir su acreditación de periodista, pese a la evidencia obvia del micrófono. Una vez mostrada la acreditación, aseguraron que el profesional actuaba contra la ley, argumentando que provocaba aglomeraciones al hacer las entrevistas y que se encontraba a menos de 20 metros de una sala, en una actitud de evidente falta de criterio.

Lo segundo ocurrió ya avanzada la tarde, cuando una de las corresponsales de la misma emisora radial llegaba hasta el liceo Coeducacional Santa María de Los Ángeles para cubrir el conteo de votos, momento en el cual el efectivo que se encontraba en la entrada le impidió el ingreso y debió llegar el jefe de local para hacerle ver que eso era contra la ley.

Pese a ello, ambos conflictos fueron solucionados de buena forma, aunque no deja de llamar la atención la actitud de los uniformados.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
EleccionesLa TribunaPolíticaProvincia de Biobío

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes