suscríbete al boletín diario

Política

El lado B del debate: candidato se fue ensangrentado tras la actividad

Por su parte, otro aspirante municipal –al parecer- se peleó con el reloj, pues llegó media hora tarde a la instancia.


 Por La Tribuna

12-10-2016_19-31-1511.0

 

En toda actividad pública, por muy seria que sea, siempre existen circunstancias que se escapan a la formalidad o –definitivamente- salen de todo protocolo. El debate organizado por la Cámara Chilena de la Construcción, CChC, no estuvo ajeno a ellas, situación que fue recogida por los “ojos indiscretos” de La Tribuna, con la finalidad de entregar el lado B de la actividad.

 

 

EL CANDIDATO ATRASADO

 

No fueron 10 ni 15 minutos, sino media hora el tiempo de retraso que protagonizó el candidato a alcalde por el PRO, Bernardo Canales, quien –incluso- tuvo que esperar unos segundos antes que se le permitiera ingresar a la sala donde se realizaba el debate.

 

Ya instalado, y cuando se desarrollaba la primera tanda de preguntas, inclusive, tuvo que excusarse de responder una consulta abierta a todos los candidatos, simplemente porque no alcanzó a escucharla, en el apuro de ingresar y sentarse en su puesto asignado.

 

Tras la actividad y para aclarar el asunto, La Tribuna conversó con el aspirante municipal, quien entregó sus justificaciones por la demora.

 

“Faltó conocimiento de la actividad y también de la hora. Quizás nosotros tuvimos gran responsabilidad en ello, pero nuestra agenda diaria está muy copada. (…) Yo pese a lo anterior, tenía planificado llegar acá, pero el problema vial, con cuellos de botella, no permite el desplazamiento que uno quisiera”, explicó.

 

 

EL QUE TERMINÓ ENSANGRENTADO

 

A pesar que el debate de la CChC estuvo ausente de fuertes emplazamientos entre los candidatos, hubo uno que salió sangrando tras la actividad.

 

Se trató del aspirante a jefe comunal por Chile Vamos, Eduardo Borgoño, quien debió ocupar un pañuelo para detener la sangre que –evidente- salía con fuerzas por una de sus mejillas.

 

La Tribuna, siempre atenta a los hechos, se acercó al aspirante municipal, para conocer de primera fuente la causa del –aparente- accidente.

 

“Resulté herido tras el debate. Pero no, en verdad se trata sólo de una cascarita que tenía en una de mis mejillas, y me la saqué una vez que terminó la actividad”, respondió con hidalguía.

 

 

LA RÉPLICA FUERA DE PROTOCOLO

 

En términos generales los candidatos respetaron –demasiado- sus espacios, sin que se produjeran emplazamientos o aclaraciones a los dichos de sus contrincantes.

 

El único que se salió del libreto fue el ex jefe comunal a la reelección, Esteban Krause, quien no perdió el tiempo para aclararle un punto a su contendor independiente, Juan José Torres.

 

La situación se registró cuando Torres hablaba que no era necesario un proyecto de inversión pública, ya que el municipio contaba con sus propios recursos. Fue en ese preciso momento y sin esperar su oportunidad, cuando la ex máxima autoridad angelina “le paró los carros” al aspirante independiente, explicándole que no existe ley que permita disponer de fondos municipales para invertir en proyectos de inversión pública.

 

 

AYUDADO POR EL PÚBLICO

 

El candidato del PRO, Bernardo Canales, no sólo captó la atención del “ojo curioso” de La Tribuna por su demora, sino también por una persona del público que le hacía señas mientras respondía, con la finalidad –aparente- de que enfatizara algunos puntos.

 

Luego de la actividad, el diario de la provincia habló con la persona que -de cierta forma- intentaba pautear al aspirante del Pro, quien resultó ser el secretario regional del citado partido, Wilson Cid.

 

“Habíamos conversado bastante con Bernardo, pero no teníamos mucha idea del debate. Cualquier error o falta de énfasis podía ser producto de ello, por eso yo desde mi lugar estaba preocupado de que se resaltara algunos aspectos”, concluyó.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
debateDebate CChC

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes