Regístrate Regístrate en nuestro newsletter
Radio San Cristobal 97.5 FM San Cristobal
Diario Papel digital
La Tribuna
Columnista

Siria

Magdalena Lira Valdés

Directora de ACN Chile y vocera de Voces Católicas

por Magdalena Lira Valdés

La mañana del 7 de octubre el avión en que venía aterrizó en Santiago, después de varios días de viaje. Había estado en Siria, junto a una delegación de la Fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN). Todavía tenía en mi mente los recuerdos de las personas a las que conocí. En su mayoría miembros de la pequeña comunidad cristiana que aún queda en ese país, a pesar de los 12 años de guerra y de la escasez de todo, incluidos el agua potable y la electricidad. Aunque ya no aparece en los medios, la guerra en Siria continúa, principalmente en el noreste y noroeste del país.

Hoy, el 90% de la población vive por debajo del umbral de pobreza. La gente está desesperada y exhausta. Los medicamentos, la comida y las tasas de escolaridad son una carga enorme para las familias. Si antes temían a la guerra, hoy su gran miedo es cómo sobrevivir.

En especial los jóvenes, no ven un futuro en su país. En una reunión con cerca de 20 universitarios en la ciudad de Homs, me sorprendió que todos, sin excepción, querían emigrar. Claudine, una joven de 21 años que cursaba su tercer año de medicina, me comentó que en cuanto se recibiera, se iría, aunque no obtuviera una visa. Le pregunté si sabía de los riesgos, de la cantidad de migrantes que han muerto en su travesía. Me miró fijo y me dijo que prefería morir buscando un futuro, que quedarse donde ni siquiera podía proyectar tener una familia. "¿Qué le podría ofrecer a mis hijos?", me señaló.

La misma desesperación de Claudine seguramente la tuvieron muchos de los 5,5 millones de sirios que huyeron de su país, o los 6,7 millones que son desplazados internos. Los cristianos son uno de los grupos más afectados por la emigración. De los 1,5 millones que vivían en Siria antes de la guerra, se estima que sólo un tercio sigue ahí. Sobrecoge ver cómo la Iglesia está haciendo todo lo posible para aliviar el sufrimiento de la gente y para entregar esperanza. Sacerdotes y religiosas siguen en pie, en una tierra histórica para el cristianismo. Pero saben que, en esa región, nuestra fe está en riesgo de desaparecer. Después de más de 2.000 años de historia, ésta podría ser la última generación de cristianos.

Apenas aterrizó mi avión, prendí mi celular y vi con estupor las noticias sobre los ataques terroristas de Hamás contra Israel. Desde entonces no he dejado de preguntarme qué será de Claudine y de todas esas personas que conocí en Siria, a pocos kilómetros de Tierra Santa. Hombres y mujeres, de todas las edades, que llevan años soñando con vivir en paz y que hoy, nuevamente, enfrentan una guerra en su región.

Magdalena Lira Valdés

Directora de ACN Chile y vocera de Voces Católicas

Síguenos: Google News
banner redes
banner redes banner redes banner redes banner redes banner redes

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a [email protected]

Contáctanos
La voz de la provincia AM

Más visto