lee nuestro papel digital

Opinión

SATE, una herramienta que reconoce cada realidad territorial y humana en Chile


 Por Jorge Rivas Figueroa
Administrador Público - Licenciado en Ciencias Políticas.

Jorge Rivas, alcalde de Mulchén

Este martes asistí a La Moneda junto a colegas de todo el país, pues la Subsecretaría de Desarrollo Regional, dependiente del Ministerio del interior oficializó la implementación del Servicio de Asistencia Técnica Especializada (SATE), una herramienta que tiene por objetivo fortalecer el trabajo colaborativo entre las asociaciones de municipios.

El SATE, en concreto, busca dar apoyo técnico directo a aquellas municipalidades que tengan que gestionar y facilitar la presentación y elegibilidad de proyectos de inversión.

Esta nueva herramienta, para conocimiento de Usted y de todos los lectores, se trabajó con planes pilotos en la Provincia de Arauco, en La Araucanía y Chiloé, cuestión que no solo da cuenta de la preocupación del gobierno por las comunas más pobres, sino también de un eco que ha mostrado a las autoridades nacionales las tristes realidades que sufren aquellas comunas más pobres del país.

Durante, este, mi último periodo como alcalde de Mulchén y fiel a mi pensamiento, donde el asociativismo entre pares genera réditos positivos para nuestros vecinos y vecinas, es que hemos firmado convenios con nuestras comunas cercanas más necesitadas, facilitando entre otras cosas, maquinaria y herramientas, pero también los recursos humanos que por falta de dinero no pueden tener. Ese costo se asume como la muestra solidaria que existe entre alcaldes vecinos.

En paralelo, las organizaciones de municipios que reflejan que las realidades territoriales en una misma región son distintas, funcionan a partir de esa necesidad de entender “lo local” sobre lo macro, aportando también, con recursos y apoyos que siempre van en directo beneficio de las comunas que más lo necesitan.

Con el SATE, agrupaciones como la Asociación de Municipios Cordilleranos de la Región del Biobío, podrán contar con profesionales expertos en los temas relacionados con proyectos que están vinculados a los problemas locales, tanto en seguridad vial, como en recuperación de espacios públicos, iluminación peatonal, pavimentación y ciclovías.

En este punto, Usted se preguntará, dónde está lo nuevo y lo importante, pues la respuesta es simple y como ejemplo, les puedo decir que no es lo mismo construir una ciclovías en Concepción que en Alto Biobío. Estamos asistiendo, en realidad, al respeto del Estado por la diversidad territorial de Chile y con ello, al respeto y entrega de dignidad a cada vecino o vecina, porque los problemas que se buscarán solucionar son pertinentes a ellos y ellas y las soluciones se piensan a partir de ellos y ellas.

Ciertamente, el SATE 2023 funcionará enfocado en temas de infraestructura que buscan mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas de Chile, pero los esfuerzos del Estado y de este gobierno, deben seguir extendiéndose para hacer de nuestro país un territorio donde la igualdad sea uno de los pilares que se mantengan en el Estado.

¿Qué sería bueno para mostrar que las autoridades del Ejecutivo y del Legislativo siguen pensando en que nuestro país es más que Santiago?, pues que el debate en torno a la Reforma Tributaria, tal como lo ha planteado el presidente, Gabriel Boric,  no se enfoque en discusiones de clases ni en que unos son buenos y los otros malos. Esta reforma y sus consecuencias podrían ir en directo beneficio de una tributación local, porque no es lo mismo que una transnacional de la madera o de la generación de electricidad practiquen medidas de mitigación por los impactos que generan en las zonas que explotan a que paguen una patente millonaria que permitiría a los municipios pobres contar con un fondo económico mayor.

De esta forma, la dignidad y una mejor calidad de vida de los vecinos y vecinas estará marcada por una fuerte inversión del Estado en regiones, a través de la Subdere, pero también es menester del privado y del legislativo apoyar este trabajo, porque Chile es uno, pero tiene mar, cordillera y depresión intermedia y, en cada lugar, un chileno o una chilena vive realidades distintas a la de sus pares.

Jorge Rivas Figueroa

Administrador Público – Licenciado en Ciencias Políticas.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes