lee nuestro papel digital

Opinión

El asunto del currículum


 Por Mario Ríos Santander 

MARIO-RIOS-10-1-499x576 (2)

Los comunistas tienen algunos encuentros partidarios con nombres bonitos. Uno de ellos, “La fiesta de los abrazos”, suena bien. Si tuviera el sello chileno, estaría el lugar repleto de compadres abrazándose y de paso, una chicha dulce en la garganta muertos de la risa, a “talla” limpia. Lo de los comunistas es distinto. Hay cierta sonrisa, claro, pero una carcajada de Teillier, jamás. Son fomes, pareciera que andan siempre con el estómago apretado. En la reciente “fiesta de los abrazos”, apareció Boric.  Teillier, hasta ese momento en reposo médico, se le vio animoso y abrazó a Boric. Seguramente aprovechó de agradecerle la cantidad de comunistas contratados en el gobierno. Luego lo invitó a sentarse en primera fila y comenzaron los discursos. Hasta ahí la prensa. Se fueron todos. Yo al menos, no supe más.

¿Era solo una invitación del PC a Boric para demostrarle aprecio y de paso mantenerlo “aguachado”, como diría un campesino con su “entenao”?  Pareciera que había algo más.  De partida, tener un currículum común. Cuando eso ocurre, la amistad es mayor. Sus componentes tienen más tiempo para platicar y planificar. Y en este caso, la planificación, tiene buena parte de conflicto. Ellos, Boric y el PC, descubrieron que la historia de los pueblos latinoamericanos, se ha escrito a partir del conflicto, Los periodos de paz, si es que son significativos, no logran hacer crecer los ánimos de la investigación histórica y a pocos le interesa la paz. Por ello, nunca hemos conocido planes de desarrollo surgido de ellos. ¿Imagina alguien ver a Teillier secretario general del PC, exponiendo en una universidad el plan de desarrollo agrícola para Chile?  No, definitivamente no. No tiene currículum para esto. Lo que hará Teillier será exponer la expropiación de toda la tierra cultivable y punto. Lo demás, es una pérdida de tiempo.

 Recuerdo cuando era diputado y se trataba una materia referida al desarrollo de algo, los comunistas, guardaban silencio y mostraban cara de aburridos. Entonces, el encuentro ocurrido en la, “fiesta de los abrazos” , de Boric bastante ausente en  materia de proposiciones efectivas en bien de la economía, el trabajo unido al crecimiento social, con Teillier, igual cosa, con setenta años a cuesta sin haber propuesto nunca él ni nadie de su partido un programa de crecimiento económico, nuevas industrias para la construcción o investigación en nuevos campos de la salud humana, en fin, en lo verdaderamente trascendente, el abrazo digo, resultaba una suerte de encuentro de mundos iguales, inocuos y sin proyección alguna, salvo, el de agradecer también haber dejado libre de la cárcel a unos camaradas que lo estaban pasando mal entre rejas.

Lo que si resulta evidente, es que en el silencio, luego de las fotos de rigor, y cerrado el “evento” para el público, comenzó el debate en torno a los conflictos que vienen. ¿Aumento de la cesantía?  No, ese no es un problema, es “materia prima” para ganar a calle. ¿Isapres?, menos. Más bien puede ser un motivo real para un buen abrazo. ¿Más indultos?. De todas maneras. Chile es legalista, no hay que preocuparse de asonadas ni nada que se le parezca. ¡¡Vamos dándole!!  ¿Nos damos un abrazo?

Mario Ríos Santander 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes