lee nuestro papel digital

Opinión

La familia y la escuela en la permanencia o el abandono escolar


 Por Ana Karina Segura Sepúlveda (*)

academica UDEC

Varias investigaciones concluyen que el abandono educacional ocurre con mayor frecuencia en personas de hogares con más conflictos interpersonales, con más violencia, con alcohol, drogas, que muchas veces carecen de modelamientos adecuados y de redes de apoyo necesarias para evitar el abandono.
La familia es un factor protector de la permanencia. El acoger a los hijos, escucharlos, darles la sensación de protección y sustento psicológico influiría en la seguridad con que los niños enfrentan la vida escolar y en su capacidad de enfrentar las tareas. Los padres deben contribuir junto con el profesorado a lograr los objetivos que se tienen para el niño, y por lo tanto, pueden estar mejor preparados para ayudarle (Arancibia, V., Herrera, P. & Strasser, K., 2008). Junto con eso, influyen las expectativas sobre sus descendientes. De los varios factores contribuyentes, es el capital educacional de los padres (años de estudio) el factor con mayor incidencia en los logros educacionales, especialmente la escolaridad de la madre, siempre que se ocupe de formarles.
Es posible distinguir tres factores cotidianos de protección en familias de bajo nivel socioeconómico y cultural: la seguridad, la filiación y la afectividad (Amar, J. & Abello, R. ,1998). Muchas veces estos factores cotidianos de protección no son suficientes para que los niñas y niños provenientes de familias pobres logren buen rendimiento en la escuela, ya que los padres de bajo nivel socioeconómico y cultural interactúan escasamente con sus hijos en estrategias relacionadas con el éxito escolar y estas son poco efectivas para enseñar a sus hijos, aunque valoren la educación y deseen que ellos tengan un buen rendimiento en la escuela, pues a veces deben trabajar en jornadas extensas y extenuantes que limitan sus roles parentales o no demuestran el interés necesario en los aprendizajes de sus hijos e hijas, aunque dispongan de tiempo.
En el entorno familiar, madres y abuelas cumplen un importante rol en el apoyo de sus descendientes en formación. A veces, ellas no tuvieron incluso oportunidad de ir y aprender en una escuela, pero se interesan en acompañarles mientras hacen su tarea, leen o resuelven ejercicios de Matemática; les esperan con la comida caliente, les preguntan cómo estuvo el colegio, qué aprendió ese día, etc. En cambio, la falta de apoyo, orientación y contención del grupo familiar hacia los miembros que estudian, contribuye al abandono escolar; además los niveles socioeconómicos más desfavorecidos, que viven en condiciones de pobreza y que presentan carencias de estimulación intelectual en el hogar, conducen a un retraso mental-cultural-familiar, deprivación sociocultural, entre otros.
Desde la perspectiva estrictamente educativa, los principales factores que influyen en el abandono escolar son la organización escolar, las prácticas pedagógicas, las formas de convivencia, disciplina y la falta de atención a la diversidad de intereses del alumnado.
Aunque el fracaso escolar expresaría el fracaso del sistema educativo y el personal, también evidencia el fracaso del docente. El fracaso personal aludiría a la internalización de un autoconcepto negativo por parte del estudiantado, remecido por la repetición reiterada, un factor de vulnerabilidad personal, que conduce al abandono; lo que podría remediarse previamente si atendemos a las necesidades de aprendizaje y a mejorar las condiciones de calidad de vida, como la alimentación.
El profesorado, con sus expectativas y su reconocimiento y valoración del avance de sus escolares es determinante (Abello, R., 2019) en la permanencia de ellos y ellas en el sistema escolar, como también los métodos de enseñanza, la calidad de los recursos didácticos y la evaluación.
Ana Karina Segura Sepúlveda (*)
Ed. Diferencial, Magister en Psicología Educacional, UdeC Coordinadora Académica y Administrativa del Programa Propedéutico Pedagógico PROPEUDEC Campus Los Ángeles.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes