suscríbete al boletín diario

Opinión

Síndrome de la cabaña


 Por Coronel Luis Humberto Rozas Mardones, Prefecto de Carabineros de Bío Bío.

Prefecto Luis Rozas (3)

Dentro de este espacio, en donde me he dirigido a ustedes como el Carabinero que soy, para abordar diversas temáticas socio – policiales, hoy, quiero plantearles desde mi otra profesión como Psicólogo, una temática que creo, es muy importante derivada de reglas sanitarias, decretadas a partir de la propagación del Covid-19, que entre otras medidas, nos ha obligado a mantenernos en nuestros hogares más tiempo del que estábamos acostumbrados, generando igualmente consecuencias negativas a nivel de la psiquis, pudiendo encontrar en la población sentimientos de ansiedad, tristeza, aislamiento social, alteración en la calidad y hábitos del sueño etc., lo que cambió radicalmente nuestro estilo de vida.

A nivel psicológico, producto de la situación sanitaria mundial, son muchas las afecciones que se nos pueden presentar, pero, encontramos el motivo de este artículo, una patología íntimamente ligado a la estancia prolongada en un lugar cerrado, disminuyéndose sustantivamente salidas a la calle o tareas más básicas, siendo el escenario propicio para padecer del “síndrome de la cabaña”.

De esta forma, como nuestra vida cambió, entendemos que existe un riesgo real derivado de exponernos a salir, es así el síndrome deja en nuestra psiquis, sentimientos de inseguridad e incertidumbre, derivando en problemas de hipocondría, ansiedad, depresión o estrés, haciéndonos asociar la calle como un peligro y que percibamos nuestra casa (o lugar de confinamiento), como el único lugar seguro, generando un miedo incapacitante, cada vez que estamos fuera de casa, ya que nuestro cerebro se ha habituado a la seguridad que construimos dentro de nuestro hogar.

Por lo anterior, no es poco habitual, que se experimenten significativas alteraciones en los patrones de sueño, sensaciones de cansancio y letargo, pudiendo precisar además, otros síntomas a destacar, que son los siguientes:

*A nivel de cognitivo:* dificultad para la concentración, déficits de memoria.

– *A nivel emocional:* sensación de nerviosismo, síntomas depresivos y ansiosos, sensación de desasosiego y enjaulamiento, frustración, angustia y temor.

– *Falta de motivación:* presencia de desgano, gran esfuerzo para realizar tareas cotidianas, sobre todo que impliquen salir al exterior.

– *Excesivo miedo a salir,* retomar la rutina y relaciones sociales.

Asimismo, señalaré que este síndrome puede darse con más frecuencia e intensidad en aquellas personas que viven solas o tienen poco contacto social, o bien con dificultad de acceso a internet, dentro del periodo de confinamiento por pandemia, ya que contrario a lo que muchas veces se piensa, no es exclusivo de quienes presentaban problemas emocionales de base previos, pudiendo cualquier persona padecerlo en todo momento.

Finalmente, entendiendo que así como hemos permanecido más largo tiempo que el que nos era habitual dentro de nuestro hogar, se viene un proceso de desconfinamiento, hacia donde podemos caminar, teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones psicológicas:

*-Plantearnos objetivos realizables; *retomar progresivamente las actividades cotidianas, partiendo por aquellas que nos generan mayor ansiedad.

*-Diseñar una rutina;*donde nos impongamos horarios para ordenar nuestros tiempos y no que ellos nos ordenen a nosotros.

*-Realizar ejercicio físico; *combatir la inactividad, con perseverancia y actitud.

*-Mantener contacto social; *buscar la forma de retomar el contacto, por los medios que tengamos más a nuestro alcance.

*-Expresar nuestras emociones; *transmitir lo que sentimos y cómo lo vivenciamos.

*-Buscar apoyo profesional; * si la situación lo amerita y si sentimos que los síntomas persisten.

Recordemos que la seguridad, no se encuentra radicada en las cosas, sino que en las personas y por lo mismo, para ir retomando de a poco el control de nuestras vidas y no someterlas a condiciones pandémicas externas, piénselo… puede usted estar dentro de la cabaña, o puede elegir salir de ella, para volver a la normalidad.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes