suscríbete al boletín diario

Opinión

Humildad epistémica: lo que nos ha enseñado el coronavirus


 Por Nicolás Saá, Médico y académico Facultad de Medicina UCSC.

Nicolas Saa

Tantas lecciones y duras pruebas (e incertidumbres) en tan sólo siete meses de este atípico año 2020 nos ha traído la pandemia por Sars-CoV-2 (coronavirus). Y creo que nos seguirá enseñando por muchos años más tanto a nivel personal como colectivo.  Pensando en la incertidumbre que se ha instaurado a todo nivel (científico, económico, sanitario, social, espiritual, etc.), la que ha conseguido esta enfermedad infecciosa viral ya diseminada por todo el globo, traigo a colación un concepto de la Psicología adecuado para los tiempos que corren: la “arrogancia epistémica” o efecto Dunning – Kruger. Este estado psicológico fue estudiado por Justin Kruger y David Dunning, ambos psicólogos de la Universidad de Cornell sobre un fenómeno que afecta la habilidad para evaluar la propia ignorancia.  Esta habla de un grupo de individuos que, calibrando su conocimiento, creen que saben algo cuando en realidad no lo saben. Esta condición que afecta a los individuos también se puede ampliar a la ciencia en general. ¿Cómo considerar a una ciencia abierta a la incertidumbre?, ¿la hace menos ciencia? ¿La hace menos confiable? Estimo que, al contrario, la hace más confiable, ya que transparenta sus condiciones iniciales, frente a un todo que no se puede reducir a unos pocos agentes involucrados y que actúa e interactúa entre sus partes de tal manera que hace compleja la predicción de resultados futuros si se piensa, planifica y actúa de forma lineal y reduccionista. ¿Y qué postura debemos tomar ante esta incertidumbre sistémica? ¿O debemos actuar frente a la complejidad de esta pandemia siendo arrogantes epistémicos, creyendo que sabemos pero que en realidad nos movemos en la ignorancia y el error?  La humildad epistémica sería una respuesta a esta interrogante. Esta trata de la virtud del autoconocimiento de las limitaciones y debilidades frente a lo ignorado, y como indica el filósofo norteamericano- libanés Nassim Nicholas Taleb en su libro” El Lecho de Procusto: Aforismos Filosóficos y Prácticos”, en el asumir “al trabajar con cuestiones que están fuera de nuestro campo de observación, lo inadvertido y lo inobservable; es decir, lo desconocido, lo que se halla al otro lado del velo de la opacidad”. Esta perspectiva de la ciencia hace de esta un método responsable de abordaje de la realidad, más cuando, por ejemplo, ante la emergencia sanitaria que todavía nos mantiene en vilo, trata no sólo de números y datos, sino que involucra la vida de millones de personas alrededor de nuestro convulsionado mundo.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes