sábado 21 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Unidos por la descentralización


 Por La Tribuna

Fernando Quiroga Dubournais
Vicerrector sede Concepción
Universidad San Sebastián

Los habitantes de la Región del Biobío sentimos un legítimo orgullo de vivir en esta tierra que fue escenario de grandes acontecimientos históricos. Concepción y su gente, en distintos periodos de la vida independiente de Chile, protagonizaron hechos que cambiaron el rumbo del país. Lamentablemente en las últimas décadas, la región ha perdido fuerza frente a un poder central que ahoga al resto del territorio.

La falta de autonomía para tomar decisiones en regiones, la instalación de las grandes empresas en la capital, la fuga de talentos, la falta de acceso a atenciones sanitarias de calidad y el deterioro en la infraestructura que sufren nuestras ciudades son algunas de las consecuencias que ha generado, en parte, el centralismo. A pesar de los esfuerzos y de algunos logros, no hemos podido superar este mal que limita nuestro desarrollo y genera profundas inequidades.

Desde hace más de tres décadas la Corporación Privada de Desarrollo de la Región del Biobío, Corbiobío, ha llevado a cabo una loable labor en pro de la descentralización del país. Liderada desde sus inicios por un regionalista emblemático, Claudio Lapostol Maruéjouls, esta institución ha trabajado de manera incansable por lograr que Biobío recupere el sitial de honor que antaño tuvo.

Para continuar en esta senda es imprescindible superar las diferencias ideológicas y enfocarse en aquello que es realmente relevante: conseguir el desarrollo armónico de las tres provincias que hoy componen la Región del Biobío. Cada vez que las instituciones y líderes han dejado de lado las diferencias para unirse tras objetivos superiores, la región y su gente han ganado.

Hoy son muchos los desafíos que debemos enfrentar y no es tiempo de mezquindades.  Por nombrar solo algunos, debemos: aumentar la inversión pública en la región, desarrollar acciones que permitan atraer inversiones de privados, establecer y fortalecer alianzas con otras zonas del país e incluso con ciudades extranjeras, potenciar el emprendimiento, mejorar la infraestructura vial y el espacio público, preparar al capital humano para enfrentar los cambios que la automatización generará en el mercado laboral y ampliar la oferta de servicios. Asimismo, resulta fundamental implementar acciones que eviten el centralismo al interior de la región que es tan dañino como el que se da a nivel nacional, pues debemos propender a un desarrollo equilibrado de la capital y de cada ciudad, pueblo y localidad de Biobío. Debemos trabajar por mejorar la calidad de vida y las oportunidades de desarrollo de todos los habitantes, ya sea que vivan en Concepción, Lota, San Rosendo, Lebu o en cualquiera de las 33 comunas de la región.

En ese cometido, las universidades pueden y deben jugar un rol relevante aportando el conocimiento y la capacidad innovadora de sus académicos e investigadores. Biobío tiene una enorme riqueza en esta área, pues cuenta con una amplia diversidad de instituciones de educación superior que pueden trabajar de manera articulada para lograr que nuestro país logre la anhelada descentralización. El primer paso es poner el tema en la discusión pública para luego fomentar la confianza y la coordinación de instituciones públicas y privadas.  Una tarea urgente si queremos alcanzar el desarrollo, objetivo que ha sido tan esquivo y que no lograremos de no mediar una efectiva descentralización.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes