domingo 21 de julio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Día de todas las madres


 Por La Tribuna

El próximo domingo se celebra una vez más el Día de la Madre, merecido reconocimiento a quienes han aportado a este mundo con las nuevas generaciones. La mayoría de las personas desean en este día manifestar a su madre su afecto de alguna forma que, desgraciadamente, generalmente perjudica a la otra madre, la Madre Tierra, la que nos da las condiciones para vivir como especie humana.

El Día de la Madre es uno de los mejores días del año para el comercio de bienes y servicios, en que las grandes tiendas y los restaurantes alcanzan grandes cifras de ventas, con suconsecuente impacto en los ecosistemas. El Día de la Madre es, desgraciadamente, una fiesta de consumismo ilimitado, con su consecuente consumo de muchos recursos que, de una u otra forma, afectan nuestro ya mermado mundo natural. Los invito a celebrar a las madres en lo esencial, en demostraciones de cariño personales y no un cariño representado por el consumismo.

Antes de comprar algo para su madre piense de dónde viene.
¿Un artículo comprado valdrá lo mismo para su madre que unas letras escritas desde el corazón? Este artículo seguro habrá sido producido en tierras lejanas, bajo condiciones laborales cuestionables y su transporte hasta nuestro país, ha aportado su cuota de gases de efecto invernadero, que contribuyen al cambio climático que nos agobia. Si va a comprar algo, que sea local, que se haya producido cerca y ojalá artesanalmente, para así colaborar con quien lo necesita y puso su tiempo para elaborar el artículo.

También deberíamos fijarnos en el envoltorio de lo que decidamos comprar, preguntémonos cuánto de ese adorno terminará en el vertedero. Un regalo aparatosamente envuelto, con protecciones de plumavit y envoltura de plástico aportará una considerable cantidad de residuos, que con suerte se irá a algún vertedero y posiblemente a un basural, que colabora con la pérdida de calidad de vida de sus vecinos. Por lo que le pedimos que prefiera artículos con poco o nada de envoltorios.

No transformemos la fiesta de nuestra madre en el funeral de la Madre Tierra. Evalúe si vale la pena comprar algo cuando su madre de seguro prefiere un gesto cariñoso o un mensaje que exprese sus sentimientos. Si de todas maneras decide comprar algo, evalúe los impactos ambientales y sociales de lo que comprará. Para grandes cambios se necesitan solo pequeñas acciones.


Óscar Mercado,
Director del Programa de Sustentabilidad UTEM.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes