suscríbete al boletín diario

Opinión

Admisión ¿justa?

Francisco Covarrubias, decano Facultad Artes Liberales Universidad Adolfo Ibáñez.


 Por La Tribuna

22-01-2019_19-44-281__francisco-covarrubias.jpg

Entonces, la discusión de “admisión justa” no es más que una réplica de la vida misma, donde lo justo necesariamente requiere de tomar opciones y persuadir al resto, más que tratar de determinar científicamente “lo justo”.

La controversia del verano ha sido el proyecto de Admisión Justa. Un tema que significó tantas discusiones, marchas y peñascazos vuelve a la palestra. Con los mismos actores y con la misma pasión.

Algunos dicen que fue una maniobra del Gobierno para no seguir hablando de Catrillanca. Si es así, funcionó a la perfección. Sin embargo, nadie puede decir que esta no fue una bandera de lucha de Chile Vamos desde siempre.

Así, nos encontramos discutiendo en el caluroso enero sobre cuál es la “admisión justa”.

El problema parte precisamente ahí, en la ajada y manoseada “justicia”. Dos mil quinientos años después, la discusión termina siendo la misma que nos describe Platón en La República, aquella apasionada deliberación en la casa de Polemarco, sobre qué es lo justo y qué es lo injusto.

¿Es injusto que alguien que se ha esforzado en los primeros años de colegio quede fuera de un colegio de excelencia? Parece que sí. Pero ¿es injusto que aquel que tuvo más apoyo y un entorno familiar más cuidado, tenga derecho a acceder a un mejor colegio por esa razón? Parece que sí, también.

Entonces, qué es lo justo o lo injusto no es evidente. Y la pregunta a dilucidar es cómo conciliar dos injusticias, en un mundo que además es profundamente injusto.

Unos nacen sanos y otros no; unas son inteligentes y otras lesas; unos son bellos y otros feos; unas son simpáticas y otras definitivamente pesadas. Y si la naturaleza no fuera suficientemente injusta, también lo son las condiciones de vida. Unos tienen la suerte de vivir en Chile y no en Haití; otros tienen la suerte de vivir en Suiza y no en Chile. Para peor, dentro de cada país unos tienen condiciones mucho mejor que otros.

Entonces, la discusión de “admisión justa” no es más que una réplica de la vida misma, donde lo justo necesariamente requiere de tomar opciones y persuadir al resto, más que tratar de determinar científicamente “lo justo”. Así, el debate sobre el nuevo sistema de admisión es ideológico, donde en el fondo se enfrentan dos miradas sobre justicia. Partir reconociendo ello facilitaría todo, ya que de lo contrario la discusión termina en que unos y otros dicen tener el bastón de la justicia, como dos niños que pelean por demostrar que su madre lo quiere más.

Y como cada uno tiene que optar de qué orilla está, yo hago lo propio.

Quienes dicen que una selección por mérito no debe contabilizar la pertenencia familiar, en el fondo, invalidan cualquier cosa meritocrática. Mal que mal todo termina siendo adjudicable a que unos tuvieron más oportunidades que otros en su familia. Quienes enarbolan ese argumento tampoco podrían aceptar que Harvard seleccione a sus alumnos, porque es evidentemente que los niños que nacerán hoy en el mundo parten de una posición distinta para llegar en 18 años más a postular a Harvard. Quienes conciben esta argumentación sólo resolverían ello suprimiendo la familia, como el propio Platón propuso para la clase gobernante. Y después de suprimir la familia tendrían que suprimir los países.

El mérito existe. Aunque tenga letra chica y asterisco. Y reconocerlo debiera ser, paradójicamente, una consideración de justicia.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes