suscríbete al boletín diario

Opinión

Hay que escribirlo (parte II)

La corrupción, que se ha extendido a todo nivel no hay quien la pare y es una constante en todas las actividades, personas y sectores: militares, religiosos, políticos, sociales, educacionales.


 Por La Tribuna

09-12-2018_20-33-261__osvaldocáceres.jpg

La realidad de lo que sucede en la llamada por Ercilla “La Araucanía” hay que conocerla estudiándola y leyéndose  una veintena de libros como los que nombra El Mercurio de este domingo, de los cuales yo me habré leído la mitad solamente.

En qué forma se haría el reconocimiento de los mapuches que es una de las conquistas que ellos quieren hacer, a partir del Estado Mapuche, como un súper estado que ya se ha dado en otros casos como los “inuit” en Suecia o Finlandia y también Canadá. Pero es un hecho que en Cautín hay gente de todos los partidos que no quieren nada con los mapuches, que mejor sería que no estuvieran como quería en el siglo XVI el conquistador González de Nagera hacerlos desaparecer a todos. También deben haber mapuches que quisieran hacer desaparecer a todos los chilenos y gringos, huincas e inmigrantes.

El Ejército que todavía aparece como un poder dentro del Estado, quiere conducir siempre las cosas, como Pinochet, no que lo conduzcan, y crearon una serie de organismos con ese objetivo y con poder para hacerlo. El general Martínez desmintió que hubiera “ruido de sables,” como en el año 25, pero fue poco convincente lo que dijo referente a sus remuneraciones, en que afirmó que no iba aceptar cambios en ese sentido, lo cual es sinónimo de deliberación, y ellos no pueden deliberar, sino usar los conductos existentes para plantear sus observaciones.

Sobre la Iglesia Católica que está tan desprestigiada por sus curas pedófilos y sus párrocos, obispos, arzobispos y cardenales, que en vez de resolver sus problemas, como en el caso de Karadima, los ocultan y siguen sucediendo a pesar de las denuncias. Nadie le cree a la Iglesia. Se ha perdido la confianza en ella, y eso es difícil recuperarla.

La corrupción, que se ha extendido a todo nivel no hay quien la pare y es una constante en todas las actividades, personas y sectores: militares, religiosos, políticos, sociales, educacionales.

La contaminación es algo que está matando a la población y lo hemos visto en Quintero y Ventanas, y en los niños que viven en los campos cercanos a plantaciones que se fumigan sin control sobre los seres  humanos. La población no está acostumbrada al reciclaje ni al aprovechamiento de lo que se puede,  partiendo del agua que se desperdicia y la mayoría va a terminar en el mar.

A nivel internacional me llamó la atención un artículo en Le Monde Diplomatic sobre el Cosmovismo Ruso. Los rusos siempre han tendido al expansionismo, ahora quieren recuperar los límites a que habían llegado con el Comunismo Soviético y lo ligan a lo religioso, sintiéndose herederos del Imperio Romano de Oriente y quieren partir con lo religioso, que Stalin quiso destruirlo con tanta iglesia demolida o quemada. Tienen en más de 40 universidades facultades teológicas, han construido iglesias en los centros de lanzamientos espaciales y reconstruidos iglesias desaparecidas. Dicen que los líderes espaciales son todos religiosos desde siempre. Han resucitado un pensador ruso del siglo XIX el que reconocen como nuevo guía, nuevo mesías. También que quieren tener un nuevo testamento que se sume a los dos existentes, ya que, según ellos, Dios le ha encomendado esa misión en el cosmos.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes