lee nuestra edición impresa

Opinión

Descarbonización: una mentira disfrazada de verde

Adán Carimán, lonko moluche.


 Por La Tribuna

28-11-2018_20-27-391__adancariman

 Para meditar: Cuando el calentamiento global nos pase la cuenta, recién nos daremos cuenta que el dinero no se puede comer.

 

Muy pronto comenzará a funcionar una nueva central a carbón en Mejillones de la empresa Francesa Engie con una potencia de 375 MW, la más grande conocida en Chile y que consumirá 228 toneladas de carbón por hora de funcionamiento y succionará 55.000 m3/hora de agua de mar la que será devuelta al mar con un incremento de 10°C Y con un impacto no evaluado sobre la vida marina. Por otro lado tenemos las declaraciones de la ministra de Energía que está trabajando fuertemente con los carboneros en la mesa de descarbonización, poniendo fechas tentativas para el cierre total de las carboneras, en las cuales ya no va a existir el planeta tierra. Según el último llamado de alerta de la ONU, las centrales tendrían que parar hoy para frenar el calentamiento en 12 años más. La Organización Mundial de la Salud, realizó un estudio a nivel mundial y reveló que no es el parque automotriz el que más contamina, sino las grandes centrales a carbón y petróleo con un 91 % de emisiones de Dióxido de Carbono, 97 % de Dióxido de Azufre, 88 % de Material Particulado y 91 % Óxido de Nitrógeno. El parque automotriz se está auto-regulando solo con la cada vez más electromovilidad.

Basta de engañarnos a nosotros mismos, si al puerto de Mejillones llegan 10 millones de toneladas de carbón, esos 10 millones de toneladas no van a desaparecer por arte de magia, no existe esa tecnología, todo se va a la atmosfera y el resto se queda en Mejillones como ceniza y otro porcentaje en los pulmones de la gente. Eso se llama cuasi delito de homicidio. La tendencia en el mundo es avanzar lo más rápido posible en la eliminación de los combustibles fósiles e implementar las energías verdes ERNC. Lamentablemente Engie ha sido un muy mal comerciante, porque este proyecto tiene más de 10 años y ellos sabían que seguir quemando neumáticos no sería un buen negocio hoy día. Por otro lado se anuncia el cierre de 2 centrales carboneras y todo el mundo aplaude, pero no saben que esas centrales se están cayendo a pedazos porque tienen 57 años de operaciones con una potencia de solamente 170 MW o sea, la están reemplazando por una el doble más grande, una descarbonización disfrazada de verde. Estas centrales quisieron venderlas en el mercado de las pulgas, pero nadie se interesó, ahora tienen que venderla por kilos en las chatarrerías. No manchemos la buena imagen país en relación a las ERNC que tenemos internacionalmente. Lamentablemente, en el mundo de los negocios se pierde y se gana, eso por no tener visión futurista.

Por lo anterior, es imperativo que las líneas de transmisión estén operativas lo antes posible para evacuar la energía solar y eólica del norte del país. Si hay que expropiar que así sea, terrenos que por lo demás ni las cabras se acercan a pastar. Lo triste es la gente de Mejillones, que hipotecaron su vida por 15 años por unos miserables Dólares ($1,5 M)

Moraleja: Los participantes de la mesa de descarbonización, también eventualmente podrían vestirse de verde y hacer lo mismo.

Quisiera ver a las autoridades que van a ir a bendecir y cortar la cinta para la puesta en marcha de la máquina de aniquilamiento del Planeta, nuestra madre tierra (Ñuke Mapu)

Para meditar: Cuando el calentamiento global nos pase la cuenta, recién nos daremos cuenta que el dinero no se puede comer.

          

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes