suscríbete al boletín diario

Opinión

Derribando muros

Renato Segura Cerregional.cl


 Por La Tribuna

01-12-2016_20-29-40RenatoSegura

Para quienes busquen aprovechar esta coyuntura como un remake del orden mundial durante la guerra fría, no deben olvidar que, el deseo libertario de los pueblos, es más fuerte que las barreras que se logren instalar.

 

El 10 de noviembre de 1989 cambió la historia… al menos era lo que la humanidad pensaba. El “muro de la vergüenza”, construido para proteger el modelo socialista de la influencia de occidente, fue derribado por una multitud que clamaba por vivir en una sociedad libre, destruyendo el monumento a la confrontación ideológica, que amenazaba la paz mundial.

La caída del muro de Berlín, fue el inicio de una oleada de apertura e integración, sin precedentes en la historia moderna de la humanidad. Los países europeos eliminaron las barreras e integraron sus economías; Estados Unidos, en busca de consolidar su posición dominante, se involucró en tratados de libre comercio con América y el mundo. China, aprovechó las menores restricciones al comercio para apalancar el crecimiento económico. Chile sumaba, en forma creciente, su portafolio de tratados de libre comercio; en pocas palabras: la globalización en gloria y majestad.

Sin embargo, es sano recordar siempre que, si todo parece funcionar bien, es cosa de tiempo para que las cosas funcionen mal (Ley de Murphy).

El 11 de septiembre de 2001, fue una fecha fatídica para la humanidad. Marca el inicio del proceso involutivo de la integración mundial. El terrorismo se encarga de marcar presencia y, de paso, dar la primera estocada al esfuerzo mancomunado para derribar los muros que separan a la humanidad.

El 14 de septiembre de 2008, con el anuncio de la bancarrota del cuarto mayor grupo de Inversión de Estados Unidos, se asesta la segunda estocada. El empobrecimiento de la clase media, activa el proceso migratorio. Los privilegios revelados de los operadores financieros y las redes de influencia de los grupos que concentran el poder económico, activan la desconfianza generalizada de la sociedad, generando las condiciones propicias para levantar nuevos muros.

La salida de Inglaterra de la Unión Económica y Monetaria de la Unión Europea; el respaldo electoral en Estados Unidos a mayores restricciones a los procesos migratorios y tratados de libre comercio y la creciente convergencia social en limitar la globalización, dan cuenta de una nueva realidad, cuyo desenlace es un retroceso en el esfuerzo por una mayor integración y coordinación de la humanidad.

Sin embargo, para quienes busquen aprovechar esta coyuntura como un remake del orden mundial durante la guerra fría, no deben olvidar que, el deseo libertario de los pueblos, es más fuerte que las barreras que se logren instalar. En este sentido, el orden natural de las cosas es inequívoco: los muros que se construyen, sirven para ser derribados.

Renato Segura

Cerregional.cl

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes