suscríbete al boletín diario

Opinión

El caso Dilma Rousseff paso a paso

Constanza Fernández Danceanu Abogada y analista internacional Directora de Ciencias Políticas y Gestión Pública USS


 Por La Tribuna

13-05-2016_19-11-28ConstanzaFernándezUSS-1

 

Rousseff tuvo una aprobación máxima de 72% en 2012. El actual 11% nos confirma que –sea o no condenada– su credibilidad política continuará siendo cuestionada.

 

 La realidad política en Brasil ha superado los libretos de las mejores películas. Ningún guionista podría haber inventado una trama con tantas aristas, con un ritmo tan cautivante. Entre la votación para un juicio político, la anulación del proceso y la revocación de la decisión, es fácil perderse, por lo que quiero explicar qué es un impeachment, cómo funciona y qué implicancias tiene.

El impeachment es un juicio político por el cual el Congreso procesa a un alto cargo público, cuya condena ocasiona su destitución e inhabilitación para funciones públicas. Aunque debería estar basado en una acusación jurídica, debemos saber que es principalmente político. La denuncia dice que la Presidenta Dilma Rousseff violó normas fiscales, maquillando el déficit presupuestal, pero se ha aprovechado la instancia para culparla por el escándalo de sobornos en Petrobras, por los dineros que se dice desvió de la petrolera en su campaña de reelección presidencial y por su intento de liberar empresarios involucrados en el caso Petrobras.

Al ser un proceso más político que jurídico, en Brasil existe una gran división entre quienes creen que la Presidenta debería ser destituida y quienes piensan que esto no sólo es una injusticia, sino que es una forma de encubrir un golpe de Estado.

El proceso se inicia con la votación del Congreso: se requiere el voto favorable de dos tercios de la Cámara de Diputados y de la mayoría del Senado para que este inicie el juicio, que puede durar hasta 180 días. En ese período la Presidenta es suspendida y el Vicepresidente asume su cargo. El juicio termina con una votación, si dos tercios del Senado la creen culpable, es retirada de la presidencia, en caso contrario, vuelve a asumir su cargo.

El pasado 17 de abril la Cámara votó a favor del inicio del impeachment. El 9 de mayo el Presidente interino de la Cámara anuló las sesiones del órgano que aprobaban la continuidad del proceso. Luego de que el Presidente del Senado calificara esa decisión como una “broma a la democracia” y ordenara su continuación, el Presidente de los Diputados revocó su propia decisión. El 11 de mayo, y después de más de 20 horas de sesión, el Senado aprobó el inicio del juicio. La consecuencia es que Dilma fue alejada de su cargo por 6 meses, y que la presidencia fue asumida por Michel Temer.

Rousseff tuvo una aprobación máxima de 72% en 2012. El actual 11% nos confirma que –sea o no condenada– su credibilidad política continuará siendo cuestionada.

Constanza Fernández Danceanu

Abogada y analista internacional

Directora de Ciencias Políticas y Gestión Pública USS 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes