suscríbete al boletín diario

Opinión

La inseguridad y la delincuencia destruyen la sociedad

La comunidad no sólo crece de la mano de grandes proyectos viales o de infraestructura. El lamentable comportamiento antisocial de los delincuentes atenta contra la cultura, la forma de vida y la ese


 Por La Tribuna

Opiniones.gif

 Los Ángeles se caracteriza por ser una comunidad muy familiar. Al abordar la locomoción colectiva, por ejemplo, el conductor y los pasajeros generalmente inician conversaciones sobre distintos temas. Un acto común en la provincia, pero que no se da en otras ciudades del país.

Todavía las familias se conocen. Cuando hablan de los González, los Beltrán, los Contreras, etc., aún hay gente que sabe dónde viven o quiénes podrían ser. En el comercio, muchos negocios todavía utilizan el famoso cuaderno para anotar los pedidos de sus clientes añosos que mes a mes pagan sus cuentas. Era una zona tranquila, honesta y segura.

Actualmente, eso ha cambiado rotundamente. Ya es sabido que la sensación de inseguridad ha aumentado y la delincuencia está buscando diversos mecanismos para modernizarse y continuar dañando y perjudicando a la comunidad que honradamente ha conseguido sus bienes materiales con esfuerzo.

En los últimos meses ha ocurrido una serie de crímenes y delitos que no pueden pasar inadvertidos. Asesinatos a plena luz del día, en la vía pública, una cantidad importante de detenciones por droga y también por violencia intrafamiliar. A eso se suma que, por el gran terreno que tiene la provincia (cerca de 15 mil kilómetros cuadrados), no existe la cantidad suficiente de Carabineros y efectivos de investigaciones para combatir el delito como se debiera.

Otro factor en el aumento de la delincuencia es la situación social en que se está viviendo actualmente. Las cifras de cesantía superan el 10 por ciento y eso claramente genera que una parte de ese porcentaje, en su desesperación y por el entorno en que se desenvuelve, descubra en el delito la posibilidad de suplir la falta de oportunidades.

Se requiere de una acción firme de las autoridades, pero no de las locales. Carabineros y PDI deben exigir al nivel central mayor dotación para combatir la delincuencia y el narcotráfico y, por su parte, el Ministerio del Interior y Seguridad Pública tiene la obligación de velar por proporcionar los recursos económicos necesarios para una iniciativa de este tipo.

La comunidad no sólo crece de la mano de grandes proyectos viales o de infraestructura. El lamentable comportamiento antisocial de los delincuentes atenta contra la cultura, la forma de vida y la esencia amistosa de una ciudad con sentido de pueblo.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Bío-Bíodeldelincuenciainseguridadlos angeleesLos ÁngelesProvincia

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes