domingo 05 de abril, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Nuestra gente

“Soy Verde”: un emprendimiento que nació desde el legado familiar

Felipe Astudillo Curilemu, perteneciente al sector El Huertón de Los Ángeles, decidió dedicar su vida al cultivo hidropónico en honor a su abuela.


 Por Juan Villalobos

Derstacada

Desde los seis años, Felipe Astudillo Curilemu se crió con su abuela en el sector El Huertón, ubicado en la comuna de Los Ángeles. Una vez que cumplió 18 años, con la ayuda de su pareja Cristina Daza Lagos, vendieron algunas cosas y consiguieron reunir una suma de dinero que, junto a la ayuda de sus familiares, conformaron su primer capital, el cual invirtieron en la producción de forraje hidropónico que se utiliza para la creación de clorofila, la denominada “sangre de las plantas”, que junto con la luz es indispensable para que se realice el proceso de fotosíntesis. En este contexto deciden aventurarse y crear la marca “Soy Verde”.

Durante el inicio del proyecto familiar fallece su abuela, situación gatillante en Felipe, que lo instó a dejar de lado su trabajo y dedicarse totalmente a su emprendimiento. Luego de reunir los recursos necesarios lograron construir los primeros mesones funcionales bajo el sistema Nutrient Fil Technique y después de una larga insistencia logró acreditarse como usuario de INDAP.

El negocio dio un vuelco definitivo hacia la producción de lechugas hidropónicas, por lo que la joven pareja comenzó la búsqueda de mercado para su producto, donde peldaño a peldaño lograron consolidar paulatinamente la marca “Soy Verde” a través de la difusión en redes sociales logrando recorrer toda la provincia de Biobío con sus productos.

El año 2018 el emprendimiento logra ingresar a  Prodesal –rubro hortícola- de Los Ángeles, obteniendo un importante apoyo de INDAP, la empresa familiar logró construir un invernadero de 396 m2 con todo el equipamiento para producción hidropónica, estimándose una producción por cosecha (aprox. 10 cosechas/año) de 5000 unidades.

De igual forma junto a su gran éxito en redes sociales, “Soy Verde” comienza a presentarse en la tradicional Feria Prodesal de la Plaza Pinto, donde todos los viernes logra vender gran cantidad de productos.

Diario La Tribuna conversó con este destacado emprendedor que pese a la adversidad no bajó los brazos y logró sacar adelante un deseo en honor del legado familiar de su abuela.

-¿Cuál fue tu principal motivación para crear “Soy Verde”?

El tema de trabajar el campo nació porque acá en el fundo El Huertón que es donde yo vivo, la parcela pertenece a mi abuela que falleció hace cinco años, yo siempre viví y me crié con ella, por lo que decidí quedarme y desarrollar mis labores con algo relacionado con el campo.Descubrí la técnica de la hidroponía, la cual es muy beneficiosa de trabajar por su rapidez y por su diferenciación respecto a los productos repetidos en el mercado por lo que decidí invertir en ello.El día que comencé a traer lo materiales para construir mi primer invernadero, esa noche falleció mi abuela, decidí seguir 100% en el proyecto. Renuncié a mi trabajo y me dediqué totalmente a la hidroponía.Pasaron dos años con ventas irregulares, hasta que logré hacerme usuario de Indap, tras intentarlo mucho tiempo. Mi negocio logró crecer, incluso pude ofrecer mis productos en la feria Prodesal de la Plaza Pinto.

-¿Cómo empezó a popularizarse la marca?

La marca fue creada por mi pareja Cristina Daza Lagos, yo trabajo con ella, los dos nos dedicamos de lleno a esta actividad, hicimos un Instagram y junto a un video que nos hizo INDAP logramos hacernos aún más conocidos, la gente iba exclusivamente a buscar nuestras lechugas a la plaza. Cuando logramos entrar a INDAP nos ganamos como marca cinco millones de pesos en el concurso Proyecto Jóvenes Rurales, donde obtuvimos el primer lugar por lo innovadora de nuestra propuesta. Gracias al crecimiento obtenido, fui reconocido como agricultor del año por INDAP, porque también participo de la Mesa de Jóvenes Rurales, Prodesal de Hortalizas y Mesas de Coordinación.

-¿Cómo has notado el crecimiento en las ventas obtenidas?

Tenemos que llegar a diez cosechas al año, llevamos actualmente seis, cabe destacar que son cinco mil unidades las que obtenemos por cosecha. Es importante recalcar que nosotros hacemos reutilización del agua, no ocupamos el suelo, utilizamos fertilización química controlada y al no tener contacto con el suelo nuestras lechugas no tienen ningún tipo de plagas. Son lechugas vivas, la gente las puede aprovechar al 100%, una lechuga incluso puede durar un mes ya que están con sus raíces, al estar en el envase que la entregamos nosotros la raíz se mantiene hidratada y la planta con vida.

-¿Qué le dirías a la gente que se encuentra a punto de emprender o que no se atreve a tomar la decisión?

Hay que atreverse, pero sobre todo tener paciencia. Yo decidí dejar un trabajo estable un sueldo a fin de mes, cuando toqué fondo cuando me vi sin lucas para poder vivir logré encaminarme y hacer las cosas bien. Cuesta un poco pero se puede lograr, tarde o temprano se ven los frutos del trabajo.

-¿Cuál es la proyección de tu negocio?

Seguiremos trabajando las variedades de lechugas hidropónicas, queremos hacer un centro donde poder enseñar la hidroponía, hay mucha gente que quiere aprender a utilizar esta técnica porque es más eficiente, ayuda al medioambiente con el tema de la escasez hídrica ya que reutilizamos el agua, se puede hacer forraje para los animales, es algo que podemos enseñarlo a la comunidad. Queremos capacitar a los agricultores que van quedando para que no vendan sus tierras y las transformen en parcelas de agrado lo cual es una tendencia que ha ido creciendo de gran forma en Los ángeles durante el último tiempo, en la provincia de Biobío tenemos una de las mejores tierras del país y aún tenemos abundancia de agua para cultivar a diferencia de otras regiones del país. Ese es nuestro desafío, que lo jóvenes se queden en el campo que nuestros padres que aún son jóvenes, inviertan en trabajar la tierra, tenemos todos los recursos a la mano para lograrlo.

¿Cómo ves el actual contexto comercial de esta área en Los Ángeles?

Me gustaría invitar a la gente a que vaya a la feria Prodesal, para que los organizadores puedan agregar otro día más nosotros en esta época tenemos abundancia, la gente no va a comprar prefiere ir a los supermercados, a lo revendedores o a la Vega, y no van a comprar productos frescos como los que ofrecemos nosotros. Todos quienes concurren a la Plaza Pinto son usuarios de Prodesal, por lo que cumplen con buenas practicar agrícolas, son asesorados por profesionales del área que están totalmente capacitados. En esta época muchos agricultores deben devolverse con sus productos e incluso botarlos. Porque no hay donde poder venderlos. Ese es el llamado a la gente, que vaya a comprar a la feria, no vayan a comprar a un supermercado, yo vendo mi lechuga hidropónica a $500 y no sé por qué compran lo mismo a $1200 en un supermercado. En la feria Prodesal son todos productores calificados que tienen productos de primera calidad certificados y reconocidos, gente de trabajo y esfuerzo.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
Newsletter

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes