suscríbete al boletín diario

Los Ángeles

“Gracias a esto y el contacto con las personas logré educarme”

A sus 67 años sigue trabajando como garzón de manera independiente, atendiendo matrimonios, eventos familiares, logrando tener una pequeña empresa junto a su esposa.


 Por La Tribuna

GARZON-PRINCIPAL

Por:Alejandra Sánchez Ocampo.

Don Manuel llegó a trabajar como junior al desaparecido restaurante Brasilia de Los Ángeles, sin pensar que por cosas del destino llegaría a aprender de un oficio en el cual se desempeñaría hasta hoy, el que le ha permitido vivir grandes experiencias, conocer muchas personalidades y gran parte de la historia de la ciudad, y ser reconocido como uno de los garzones más antiguos de la comuna.

¿Cómo llego a trabajar de garzón?

Fue hace muchos años, por coincidencia, en el año 59 más o menos, yo aún estaba estudiando. Comencé a buscar trabajo y entre a trabajar al restaurante Brasilia de junior, después de un par de años, fui copero, ayudante de maestro de cocina hasta ser maestro sanguchero. Era un trabajo súper agotador. Fui profesor de muchos jóvenes que llegaron a trabajar.

Era harto trabajoe En esa época era el negocio que tenía la mayor afluencia de público en Los Ángeles, por lo que desde que llegaba no paraba de trabajar, entonces me lo pasaba siempre encerrado en la cocina, por lo que un día me di cuenta de que me gustaba la pega de garzón, de andar dando vueltas, recibir propinas y conversar con los clientes.

Fue así como deje la cocina para dedicarme a atender las mesas.

¿Comenzó como garzón en el mismo restaurante?

No, yo decidí irme, me fui a Fanda de garzón, trabaje allá como 3 años, y volví al Brasilia, me llamaron de vuelta y ahí seguí de garzón hasta que cerró.

¿Qué significa para usted haber trabajado tantos años en un restaurante con tanta historia como el Brasilia?

En esos tiempos Brasilia era el restorán más grande que existía en el sur de Chile, prácticamente ahí hice toda mi trayectoria como garzón, donde adquirí una gran y bonita experiencia.

Muchos recuerdos bonitos, los paseos de fin de año con todos los colegas, además tuvimos muy buenos jefes.

¿Cómo ha sido su experiencia de trabajar como garzón?

Muy bonita experiencia, conocí y me conoce mucha gente, es un trabajo en el que uno tiene una buena comunicación. Para algunos yo era conocido como “el guatón del Brasilia”, y para mis clientes era Manolito.

En todos los años que lleva trabajando como garzón, ¿recuerda alguna anécdota que nos pudiera contar?

De todo pasamos, cosas bonitas que el público lo quiere y respetaba a uno, son muchas las anécdotas que viví, algunas que me pasaron a mí y otras a mis colegas.

Recuerdo que estaba con un colega que se preparaba los tragos, y ahí se me ocurrió meterme yo y preparar los tragos, estaba batiendo con la coctelera y de repente se me destapa la coctelera, bote todo, y mi colega casi me pega de lo enojado que estaba, y bueno, de ese tipo de anécdotas tenemos miles, las que recuerdo con mucha alegría y cariño.

Después de haber vivido tantas experiencias, ¿qué significado tiene para usted el ser garzón?

Muchas cosas, porque yo sólo tenía cuarto año, y gracias a esto y el contacto con las personas logré educarme, el público a uno le enseña, aprende de a poco temas de conversación, uno se puede parar en cualquier parte a conversar, el público le enseña a uno, tuve la experiencia de atender y conocer mucho, llegaban varias compañías y artistas importantes al Brasilia.

¿En que se encuentra actualmente?

A mis 67 años sigo trabajando como garzón, hago eventos, arriendo loza, administro matrimonios, tengo como una mini Pyme en la que trabajo junto a mi señora  María Isabel, además estoy a cargo de la cocina en un reconocido centro de eventos de Los Ángeles, donde tengo un excelente jefe y trabajo con muy buenas personas, me llaman cuando tienen eventos.

 

Para finalizar, ¿cuáles son sus anhelos o proyecciones para los próximos años?

Sólo estar bien para seguir con lo mío. Gracias a Dios he logrado mucho, mis hijos, mi familia súper bien, tengo una gran familia, la bendición de tener a mi madre viva, mis hermanas que son muy importantes y preocupadas, son lo más lindo .

Felizmente vivo tranquilo, soy hijo de una familia muy honrada y trabajadora, en donde mis padres nos dejaron una gran enseñanza de esfuerzo y de salir adelante.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
actividadesaniversariocañicuraceremoniacocteldomingofinalizacionfordiprecagarzonhijuelaLajamanuelmuñozQUILLECOrodriguezsantosueltatalleresTRILLAyegua

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes