lee nuestra edición impresa

Educación

Estudiantes buscan evitar el cierre de la Universidad La República

Desde la institución de educación superior acusaron a diversas entidades públicas de cometer irregularidades, arbitrariedades e ilegalidades en el proceso.


 Por Nicolás Muñoz

ularepublica

Hasta diario La Tribuna llegó el director de la sede Los Ángeles de la Universidad La República, Alejandro Mejía Valdebenito, junto al representante de los estudiantes de la sede Los Ángeles, Rodrigo Norambuena Alegría, para dar cuenta de una situación que tiene tanto a funcionarios como alumnos muy preocupados.

La Universidad La República, es un establecimiento de educación superior con once sedes a nivel nacional, el cual lleva 33 años de trayectoria, sin embargo, sus días de gloria podrían estar por terminar a raíz de que el Ministerio de Educación se encuentra realizando gestiones para su cierre.

Al respecto Alejandro Mejía, director de la sede Los Ángeles, expresó que “nosotros estamos apoyando a los estudiantes en esta cruzada que han emprendido para seguir manteniendo la universidad y poder terminar sus estudios”.

“El ministerio nos dice que si cierra la universidad los estudiantes serán reubicados, sin embargo, aquí en Los Ángeles no se dicta la carrera de derecho, enfermería, ni ingeniería civil industrial en horario vespertino, es decir, los trabajadores que en este momento tienen la oportunidad de estudiar, verían truncada esa posibilidad”, añadió.

Palabras que comparte Rodrigo Norambuena, representante de los estudiantes de la sede Los Ángeles, quien recalcó que “de los 3.500 estudiantes a nivel nacional, casi el 80% somos trabajadores”.

Por otra parte, el estudiante relató la experiencia vivida en estos últimos semestres. “Este año comenzó bien hasta que llegó el mes de abril, ahí fue cuando el Ministerio de Educación nos señaló que la universidad se cerraba. Posteriormente, en el mes de junio, nombran un administrador de cierre, el cual, a la fecha, no conocemos”.

En cuanto a las acciones realizadas hasta el momento, Rodrigo contó que “se han pedido seis audiencias al Ministerio a través de la ley de lobby, pero no se nos ha recibido ninguna”.

Asimismo, expresó que se realizó un reclamo de ilegalidad a través de la universidad. Situación que fue corroborada gracias a un comunicado público emitido por la casa de estudios el 27 de julio de este año.

“ (…) A raíz del reclamo de ilegalidad presentado por la universidad ante la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago, quien conociendo de este solicitó a la fiscalía de dicha Corte se pronunciara sobre el mismo, es que el fiscal de la Quinta Fiscalía Judicial emitió un macizo informe indicando que a su juicio “…debe acogerse el reclamo de ilegalidad… y anular en su integridad la Resolución Exenta nº 00165 de 29 de marzo 2021, dictada por la Superintendencia de Educación Superior, por adolecer de infracciones de ley que se denuncian…”. Esto reafirma lo que hemos sostenido en todas las presentaciones, que este proceso iniciado por la SES, es espurio en su origen y debe ser anulado en su integridad”, señala el comunicado.

El mismo documento, además, denuncia públicamente a la Superintendencia de Educación Superior, a la Subsecretaría de Educación Superior, al Consejo Nacional de Educación Superior y al Ministerio de Educación, por “irregularidades, arbitrariedades e ilegalidades cometidas”.

En otro ámbito, Rodrigo Norambuena aseguró que los problemas administrativos que derivaron en una mala entrega del plan de retorno ya han sido solucionados. Asimismo, en cuanto a los problemas económicos, afirmó que “la deuda de 8.500 millones de pesos será cancelada por accionistas con quienes ya se ha conversado”.

No obstante, el representante de los estudiantes dejó en claro que, a pesar de tener todas las soluciones, no han sido escuchados. “Hemos conversado con la Cámara de Diputadas y Diputados, con el Senado en las distintas comisiones de educación. Más de 70 parlamentarios firmaron una carta enviada al ministro de Educación con copia al Presidente de la República (…) pero no hemos tenido ninguna respuesta”, declaró.

Por último, en el caso de que la institución tuviera que cerrar Rodrigo fue enfático al afirmar que “nosotros los angelinos tendremos que irnos a otras comunas a invertir recursos que no tenemos para seguir estudiando o, simplemente, vamos a tener que dejar de luchar por ser los profesionales que en algún minuto soñamos”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
EducaciónLos Ángeles

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes