suscríbete al boletín diario

Deportes

Auxilio pide el deporte aventura en la provincia de Biobío

Las restricciones sanitarias han gatillado un abrumador descenso turístico que ha dejado a las pymes del mundo outdoor sin clientes durante largos meses.


 Por Juan Villalobos

AntucoT2_20092019_102-864x576 (1)

“Paradójicamente al igual que el año pasado, llevamos desde marzo sin poder trabajar; el verano estuvo relativamente bueno, pero actualmente llevamos mucho tiempo sin recibir ningún peso”, relata Albert Albert Muñoz Méndez, guía de turismo aventura, oriundo de la provincia de Biobío, quien ha recorrido los principales afluentes del rafting a nivel mundial, como Estados Unidos, Canadá, México y Latinoamérica.

Establecido en el sector Aguas Blancas de Alto Biobío, ubicado a 20 kilómetros de Ralco, actualmente administra su empresa familiar Kayak Las Aves.

“Actualmente hay cero movimiento de público. Prontamente debo pagar mis contribuciones al Servicio de Impuestos Internos, y no tengo cómo porque no hemos trabajado. Hemos llegado a pensar en declararnos en bancarrota, sin embargo, nuestro nombre lo hemos forjado gracias a más de cinco años de esfuerzo y no queremos dejarlo ir”, señala Muñoz.

EN BUSCA DE LA COLABORACIÓN

En el sector Aguas Blancas también hay tres emprendimientos dedicados al deporte extremo, Water Biobío, Biobío Extremo y Biobío Aventura.

Actualmente, estas entidades e encuentran trabajando con urgencia para lograr la creación efectiva de una asociación bajo todos los pasos que esto implica, como una personalidad jurídica, instancia que es trascendental al momento de recibir apoyo de las autoridades municipales, en este caso Santa Bárbara, donde pagan su patente.

Es importante destacar que tener una asociación conformada implica respaldo al momento de postular a proyectos y capacitaciones que ayuden a potenciar el crecimiento de los emprendedores y el turismo en la zona.

Al igual que se ha implementado en otros lugares del país como Pucón o Futaleufú, donde las entidades municipales se encargan de potenciar el crecimiento de los guías turísticos de sus alrededores.

“Aquí todas las empresas cumplimos con los cursos de primeros auxilios y de rescate que se requieren para poder trabajar en el río. Sin embargo, acá no hay fiscalización y cualquiera que se tome las atribuciones viene de afuera y realiza expediciones sin tener la certificación necesaria. Y si llega a haber un accidente grave, lamentablemente nos van a meter a todos en el mismo saco”, aseveró el guía Albert Muñoz, recalcando la importancia de generar urgentemente una asociación que respalde a las entidades.

DESDE ANTUCO

En el sector de Campamento Viejo, a solo dos kilómetros del Parque Nacional Laguna del Laja, en la comuna de Antuco, se encuentra ubicado el emprendimiento Outdoor Biobío, empresa familiar que hace más de siete años se está abriendo paso y cuyo objetivo es posicionar el turismo y el deporte de montaña como una alternativa para los visitantes de la provincia, la región y el país.

“Esta temporada, a diferencia del año pasado, se nos abrió la posibilidad de trabajar al interior del parque nacional con un aforo determinado. Lamentablemente, incluso con esta facilidad, no hemos tenido actividad; la gente no ha hecho ningún tipo de reserva, por lo que no hemos tenido ningún tipo de ingresos. En la región hay muchas restricciones de movimiento, lo que hace imposible reactivar el turismo”, relató Juan Andrés Arias, dueño de Outdoor Biobío. Aseveró que dado el aforo limitado, están obligados a impartir sus servicios de a dos o tres clientes, lo que no es rentable de ninguna manera.

“Me ha tocado buscar ingresos en lo que venga, ya que tengo una familia detrás; de igual forma, me gustaría llamar a las personas y decirles que confíen en nosotros; contamos con todos los protocolos necesarios y estamos capacitados para trabajar en la naturaleza; pueden recurrir a nuestros servicios sin preocupaciones”, invitó Juan Arias.

Entre las principales actividades de esta pyme se encuentran ascensos al volcán Antuco, trekking y canyoning. Esta última disciplina se alza como un deporte relativamente nuevo en el país, el cual se practica en cañones rocosos, ríos o quebradas con cascadas de agua y terrenos donde se pueda descender verticalmente de forma segura.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes