suscríbete al boletín diario

Noticias

Consejo Ecológico analiza proyectos energéticos eólicos y solares de la provincia de Biobío

Mónica Ehrenfeld, en conversación con diario La Tribuna, indicó que los proyectos eólicos, que deberían ser un gran orgullo, se transformaron en un “prototipo de la insustentabilidad”


 Por Cristian Salazar

PROYECTOS 3

Una evaluación a los diversos proyectos energéticos que se pretenden implementar en la provincia de Biobío, y específicamente en la comuna de Los Ángeles y alrededores, realizó su vocera Mónica Ehrenfeld, dando a conocer su opinión en relación al aumento de presentaciones de proyectos energéticos como parques eólicos, y últimamente solares, que buscan tener la aprobación de parte del Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental para poder aprovechar energías renovables y limpias, como son el sol o el viento, y así potenciar el desarrollo de la producción de energía de Biobío.

Recordemos que, tal como lo informó diario La Tribuna, sólo en el mes de abril recién pasado, se ingresaron seis proyectos de parques solares a tramitación ambiental, con una inversión proyectada para la provincia de Biobío que bordea los 62 millones de dólares, y en donde se busca utilizar moderna tecnología de paneles solares sobre una superficie estimativa de hasta 30 hectáreas, con proyectos que buscan la generación de entre los 9 y 11 Mega watts, y que podrían suministrar electricidad a 22 mil viviendas aproximadamente.

¿Cómo se explican los ambientalistas del Consejo Ecológico lo que ha pasado con el megaproyecto de Parques Eólicos en la provincia?

Mire, la verdad es que, si usted me lo hubiese vaticinado antes, yo no lo habría creído, porque resulta paradójico que la alternativa de generación de energía por las vías No convencionales como parques eólicos y energía solar fueran a ocasionar verdaderos dramas por impactos ambientales. Cuesta creerlo y genera una cierta decepción.

¿Por qué cree usted que se produjo eso?

Porque las empresas en Chile, siempre privilegian el corto plazo y las máximas ganancias, entonces un proyecto de la naturaleza de un Parque Eólico, que debería ser un gran orgullo para nuestra provincia, se transforma en un “prototipo de la insustentabilidad”.

El desarrollo Sustentable, es un concepto de alto nivel que tiene cuatro dimensiones; Protección de recursos naturales, crecimiento económico, Equidad social y acción política. Desde ese punto de vista el proyecto parque eólico, no cumple requisitos. Si no se respeta el marco jurídico, vale decir la normativa que rige en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, entonces no hay protección del medio ambiente. El proyecto que es un megaproyecto, ha violado la normativa, en tanto ha sido dividido en su totalidad, para presentarlo como Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y no como Estudio de impacto ambiental, en el primer caso tu solo declaras que cumplirás con toda la normativa ambiental existente, y contratas a técnicos y expertos que bibliográficamente demuestran cuáles son las normativas que vas a cumplir. No consideras la participación de la ciudadanía, no la convocas. Solo si ella la pide, estás obligado a permitir que haga observaciones que la mayoría de las veces no son consideradas. Lo correcto es haber presentado un Estudio de Impacto Ambiental, que permita estudiar primero el ecosistema, la hidrografía, (recordemos que ya hay en la provincia, evidencia de cómo se afectan las napas freáticas, ante la instalación de las tremendas torres de los parques eólicos) la topografía, los patrones de precipitación, considerar la normativa de ruidos. También considerar a la comunidad que habita el territorio, ese el principio de equidad social, no solo tienen derechos las grandes empresas, también existe la economía de las familias que han elegido vivir en el medio rural, vivir en contacto con la naturaleza. ¿Quién ha considerado el impacto de tantas hélices juntas en un mismo territorio respecto de las aves e insectos polinizadores? Si no hay polinización, no hay producción. En un contexto de Estudio de impacto ambiental, esto se puede negociar por el principio de compensación estipulado en la ley, no así en una Declaración de Impacto Ambiental, como es el caso de este proyecto.

¿Y la acción política a la que refiere en la Dimensión del desarrollo sustentable?

Bueno, ese es uno de los puntos neurálgicos. Tenemos una política nacional de desarrollo sustentable, política que debiese ser el principio rector del gobierno central, el gobierno regional y el gobierno comunal, es decir debiera estar en el verbo y en la acción de nuestros representantes políticos. No ve nada de eso, en ningún nivel. Tenemos cuerpos legales, un ministerio del Medio Ambiente, una Superintendencia de Medio Ambiente, un Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental, con oficinas en cada región, Tribunales Ambientales y Direcciones comunales de Medioambiente, es decir, toda la estructura necesaria para lograr un desarrollo sustentable, pero la realidad nos ha demostrado, que vamos de mal en peor.

¿Cuál es la rol del municipio en estas situaciones de Impacto ambiental?

El Sistema de Evaluación del Impacto Ambiental, contempla la estructura del Consejo Técnico Ambiental, donde no está autorizada la participación de los municipios, sólo se les hace una consulta, respecto de los instrumentos de planificación territorial, vale decir, Pladeco y Plan Regulador. El tema es que, si no tienes un Pladeco, que dé cuenta de todo el territorio, también del quehacer de tus vecinos del sector rural y de sus emprendimientos locales, puedes dar autorización y la venia a un proyecto insustentable y de gran impacto ambiental y socioeconómico. Tal es el caso de cuando se quiso instalar en la comuna una planta de recuperación de plomo, que se instalaría muy cerca de cuerpos de agua, de plantas lecheras y a un paso de Los Saltos del Laja.

Respecto a este proyecto, creo que se conjugaron muchas cosas, toda la estructura gubernamental, hizo respuesta de “sordo” ante el clamor de las personas que exigían un pronunciamiento frente a tantas irregularidades y tanto impacto.

Entonces, ¿tienen una visión positiva de los Parques Eólicos y de los Huertos Fotovoltaicos?

Por supuesto. Tenemos confianza que en una nueva Constitución, se den renovadas garantías acerca del cumplimiento del marco jurídico ambiental en Chile, que los municipios participen con voz y voto en el Consejo técnico del Sistema de Evaluación ambiental, que la relación entre Certificación y Calificación ambiental y fiscalización ambiental, funcione de forma ética y “decente”, que la política de Desarrollo sustentable sea un mandato en todos los poderes del Estado y en todas las reparticiones públicas y privadas del país.

Tanto los parques eólicos como los Huertos fotovoltaicos, están llamados a superar en el mundo el desafío del cambio climático. Se deben implementar en una lógica de sustentabilidad. Para eso tenemos muchas normativas e instrumentos de gestión ambiental.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Consejo ecológicoEnergíaLos Ángelesparques solaresProvincia de Biobíoproyectos eólicos

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes