suscríbete al boletín diario

Noticias

Adulto mayor fue multado por estacionar en la vereda frente a su casa: cargaba fruta para vender en su camioneta

Don Simón Gallegos de 87 años se acercó a las oficinas de La Tribuna a relatar lo ocurrido


 Por Cristian Salazar

TATITA 1

Muchos quienes transitan de manera diaria por las calles de la ciudad en reiteradas ocasiones han sido testigos de lo complejo que se puede generar una acción derivada del estacionar un auto en algún lugar, más aún en el centro de la capital provincial donde la gran cantidad de vehículos se evidencia día a día, y donde además, los automovilistas deben enfrentar prohibiciones de la Ley de Tránsito. Si bien muchos prefieren estacionarse de manera correcta en espacios privados y cancelar, otros se arriesgan y dejan el auto en zonas prohibidas, donde al ser sorprendidos por la autoridad fiscalizadora pueden recibir una amonestación verbal, o incluso lo que cualquier conductor no desea: “un parte” o infracción, documento que obligará al afectado a invertir tiempo – y dinero- para solucionar esta situación.

Si bien son muchos los casos de personas que, producto de una imprudencia son multados, en nuestra comuna, el adulto-mayor se trasladó hasta diario La Tribuna con la intención de hacer pública la situación que vivió recientemente.

HISTORIA DE SIMÓN

Simón Gallegos es un adulto mayor de 87 años, que relató que vive hace más de 60 años en calle Villagrán entre Lautaro y Colo Colo, lugar donde está prohibido estacionar en ambos costados de la calle, y en donde posee una bodega en donde almacena diversos tipos de frutas, las cuales reparte de manera diaria a distintas zonas de la provincia. Allí, almacena, entre otras frutas, duraznos-betarraga, productos que debe cargar junto a sus trabajadores en su camioneta para ser distribuidos a diferentes puntos.

Por lo mismo, comentó que cada día estaciona su camioneta en el frontis de su casa, sobre la vereda, para realizar la carga de la misma, acción que repite desde hace más de seis décadas, “estaba estacionado afuera de mi bodeguita en calle Villagrán, yo siempre me estaciono ahí, donde por ejemplo pasa Carabineros y me dice colóquese bien puestecito para que no moleste a la gente y no se coloque en la calle molestando, y ahí puede cargar y descargar y mandarse a cambiar altiro. Entonces hace unos días llegaron unos inspectores y me dijeron que tenía que moverme altiro de ahí. Yo les dije que aún no podía porque no habían llegado mis empleados para bajar la carga de fruta que tenía, porque es muy delicado el durazno betarraga”, precisó.

Frente a esta situación, Gallegos acusó falta de empatía, “él, me dijo que no y que me tenía que retirar altiro nomás, y me mandó un parte empadronado para el 30 de marzo. No me dejó hablar nada con él y me tuve que mandar a cambiar. Traté de explicarle que tenía que cargar y descargar todo lo que estaba podrido para llevarlo al campo. Yo tengo una bodeguita y de ahí entrego hacia Angol y Nacimiento donde tengo clientas que hacen ricas mermeladas de durazno betarraga”.

El comerciante agregó que esta situación le generó complicaciones en su entrega de frutas, ya que “mis clientas no me querían recibir porque al otro día me dijeron que no había cumplido ya que me atrasé con la entrega y los duraznos estaban picados, y les conté lo que me había pasado y que un fiscalizador me había parteado y hace sesenta años que vivo ahí y nunca me había pasado esto”, se lamentó.

El adulto mayor además precisó que debido a este contratiempo perdió alrededor de 40 cajas de frutas que no pudo trasladar de manera oportuna a sus clientes, donde calcula que cada caja tiene un valor aproximado de 3 mil pesos y que la suma total de su pérdida alcanzó los 120 mil pesos, “esto debido a lo frágil que es esta fruta“, puntualizó. Finalmente se lamentó que debido a esta situación tendrá que dirigirse al Juzgado de Policial Local para intentar resolver esta situación, donde espera apelar a la buena voluntad y criterio del juez, como dice él, “para tratar a un adulto mayor que es un hombre de trabajo”, que su único error fue estacionarse en la vereda de afuera de su casa.

Calle Villagrán tiene señalética que prohíbe estacionar en ambos costados entre Lautaro y Colo colo.
Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Adulto MayorLos Ángelesmultado

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes