suscríbete al boletín diario

Noticias

De la labor social a la pandemia: los 31 años de sacerdocio del “padre Gustavo”

Actualmente como párroco de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en la Diócesis de Santa María de Los Ángeles, celebró sus 31 años de ordenación.


 Por Camila Celis

Padre Gustavo Valencia (2)

En el contexto de los ataques incendiarios que han ocurrido en iglesias de La Araucanía, el sacerdote de la Parroquia Perpetuo Socorro de Los Ángeles, Padre Gustavo Valencia, se refirió a los hechos asegurando que como Iglesia nunca aceptarán la violencia.

Antes de argumentar su postura frente a estos acontecimientos, el sacerdote, quien lleva más de 30 en labor diocesana, relató el proceso que lo llevó a ser parte de la congregación religiosa. “Entré a la congregación cuando tenía 16 años. Luego viajé a Argentina dónde hice el noviciado y estudié filosofía, para posteriormente volver a Los Ángeles realizar mi práctica en un hogar de ancianos”, relató el Padre Valencia.

Respecto a su labor social como sacerdote, explicó que “nuestra congregación siempre ha tenido una vertiente caritativa. Acá tenemos el hogar de ancianos, que es el fuerte de nuestra congregación junto con la parroquia y el colegio. Desde la parroquia empezamos a pensar cómo ayudar a cubrir ciertas necesidades. Antes de la pandemia atendíamos a cerca de 120 personas en situación de calle o pobreza en casas cocinándoles y llevándole comida. Ahora en pandemia, creamos una olla común o almuerzo solidario y seguimos ayudando a las personas en situación de calle”.

El padre Valencia también destacó que como parroquia han realizado trabajos de ayuda en época de incendios, terremotos y aluviones. “Fuimos a Florida cuando ocurrió la ola de incendios en esa zona, a Illapel cuando fue el terremoto y fuimos a Copiapó en el tiempo de los aluviones”.

En cuanto a las crisis que se han vivido desde el estallido social en Chile, el sacerdote asegura que la iglesia debe estar en la política pero no en la parte partidista. Respecto a esto, manifestó que “la política es algo bueno en la búsqueda del bien común porque debemos a ayudar a la gente que está con necesidades. Nosotros estamos de acuerdo que las personas pidan tener una vida más justa, sin embargo, lo que nunca vamos a aceptar como iglesia es la violencia. Nosotros pensamos que son las ideas y los diálogos pacíficos los que se tienen que trabajar en este tiempo”.

En ese sentido, la autoridad religiosa se refirió a los últimos atentados incendiarios que han ocurrido en templos religiosos de La Araucanía, destacando que “para nosotros como Iglesia, y también para la Iglesia Evangélica, los templos son para la adoración, entonces mi pregunta es ¿Qué mal hace un lugar que sirve para cosas buenas?”. 

Además, agregó que “alrededor de esos templos hay infraestructura que ayuda a los demás. Por ejemplo, acá en esta parroquia tenemos una panadería solidaria que hace el pan para las personas de calle. Entonces, al quemarse una Iglesia, también se queman lugares dónde se trabaja para atender las necesidades de la gente vulnerable”.

Respecto a la actual crisis sanitaria que enfrenta el país, el sacerdote Valencia instó a la comunidad a cuidarse adaptarse a esta etapa, considerando todos los protocolos sanitarios para vencer la pandemia.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Los AngelesNuestra Gentepadre gustavo valenciaperpetuo socorrosacerdote

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes