suscríbete al boletín diario

Noticias

Familia angelina encontró en el reciclaje una exitosa manera de sobrellevar la crisis que trajo consigo la pandemia

La pyme “Laer Glass” ha logrado mediante el reciclaje de botellas, la creación de una consolidada marca de vasos personalizados, diseñados y elaborados artesanalmente.


 Por Juan Villalobos

BeFunky-collage (76)

¿Te has preguntado qué pasa con las botellas de vidrio que botamos a la basura? La gran mayoría termina en vertederos, sin embargo otro gran porcentaje tiene un destino, mucho mejor que esperar unos miles de años para degradarse.

Una nueva iniciativa verde que ha logrado masificarse de gran forma en Chile ha tocado puerto en la capital provincial de Biobío. Se trata de la fabricación de vasos reciclados, los cuales están hechos 100% a mano, transformando un objeto sin uso y desechado muchas veces, en un producto totalmente nuevo.

La angelina Letizia Arriagada Molina vio en esta iniciativa una gran oportunidad de surgir económicamente. Dedicada a la crianza de sus tres hijos, buscó una alternativa que pudiese compatibilizarse con su vida familiar, fue así que desde hace un año aproximadamente creó la Pyme Laer Glass, donde se fabrican vasos a partir del reciclaje, totalmente personalizados a gusto del cliente, sea cual sea la temática requerida.

Bajo la recolección puerta a puerta y una línea de producción totalmente manual y artesanal este emprendimiento ha comenzado a consolidarse de gran manera en Biobío, llegando también a diversos lugares del país, trabajando en conjunto con repartidores y la difusión trascendental que otorgan actualmente las redes sociales.

Sin duda hay un sello distintivo, que caracteriza a este innovador emprendimiento; ningún vaso es igual a otro ya que cada diseño es realizado de forma manual a pedido del cliente, retratos, personajes, animales o simplemente frases cobran vida en cada entrega que es pintada por su propia dueña, pieza por pieza.

Diario La Tribuna conversó en exclusiva con Letizia Arriagada Molina la creadora de esta empresa familiar, que ha logrado la sustentabilidad económica en tiempos de cuarentena.

¿Cómo nace la idea de crear este emprendimiento?

-La verdad es que siempre tuve curiosidad con el tema de las botellas y el reciclaje, me llamaba mucho la atención, comencé a juntarlas. Navegando por internet me encontré con una iniciativa que hacía esta transformación de cortar el vidrio y transformarlo en vasos. Así que de manera artesanal y buscando tutoriales yo también inicié esta práctica, creando vasos para mi casa. Pasó el tiempo y los familiares junto a los amigos que venían de visita comenzaron a pedirme que también les fabricara vasos a ellos, de esta forma sin darme cuenta los pedidos comenzaron a aumentar de gran manera.

Así nos fuimos consolidando es este emprendimiento que hemos sacado adelante junto a mi pareja, de esta forma comenzamos a regularizar las ventas y repentinamente llegó la pandemia, situación que al final fue beneficiosa, ya que realicé varios cursos y tomé clases respecto al manejo de redes sociales y administración. Así estos meses de “confinamiento” hemos tenido un gran alcance a través de internet lo que se ha traducido en un crecimiento explosivo de pedidos. Realizamos despachos a domicilio con la ayuda de otros emprendedores que realizan entregas en bicicleta dentro de Los Ángeles y bueno los envíos al resto del país son por mensajería.

¿Cómo se realiza la recolección y el trabajo detrás del producto?

-Antes salíamos a recolectar en familia, puerta a puerta o lo que encontrábamos en la calle lo rescatábamos, ahora sin embargo hacemos retiros en casa, las donaciones de amigos y familiares nos han ayudado mucho. Una vez que llevan las botellas las lavamos, sanitizamos y después cortamos artesanalmente. Respecto al grabado, yo lo realizo todo a mano, vaso por vaso, así potenciamos nuestra marca, ningún vaso es igual a otro, no lo van a encontrar en ninguna parte. Es lo que le ha encantado a la gente, realizo en detalle lo que se me solicita. Respecto a nuestros productos la gente puede encontrar vasos piscoleros, de mojitos, para tequila y también especialmente dedicados a niños. Y también pueden armar los sets con el diseño que deseen, literalmente lo que sea, pueden ser de dos vasos, seis o doce. Nos adaptamos a lo que el cliente pida.

En este sentido me gustaría decirle a todos los emprendedores que hay que atreverse, siempre cuesta y es muy difícil en un principio, pero después se cosecha todo, es muy satisfactorio ver que el trabajo de uno llega muy lejos, ver que viaja a otras ciudades. Actualmente tenemos muchas herramientas que aprovechar, todo está a un click.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes