suscríbete al boletín diario

Noticias

Frenan devastadora plaga de langostas en Loncopangue


 Por La Tribuna

saltamontes-1-en-recuadro

El alcalde de Quilaco, Fredy Barrueto afirmó que “si no se hubiese hecho este trabajo, la gente ya no tendría forraje para sus animales” en alusión al plan de pulverización que se aplicó en Loncopangue, donde se consideró una superficie de 857 hectáreas, donde se aplicó un insecticida, con el objetivo de disminuir la presencia del insecto en los predios de agricultores.

La medida de mitigación, que se concretó en 16 días, benefició  a tierras de 103 pequeños agricultores dedicados a la ganadería mayor y menor, siembra para producción de forraje, siembra cultivos tradicionales, apicultura, producción de hortalizas al aire libre y bajo plástico.

“Cuando nosotros empezamos a pulverizar era increíble como ya la langosta se estaba comiendo el pasto verde, que se lo devoraba. Entonces, igual nos queda la preocupación de todos los años de ir viendo en terreno cómo y cuál es el comportamiento” expresó el jefe comunal respecto del plan de control de langostas, destacando no sólo el financiamiento a través del Ministerio de Agricultura, sino que además el apoyo a través del programa Prodesal e Indap.

El plan de mitigación y control se desarrolló del 2 al 17 de diciembre y consistió en la aplicación de un producto llamado Alsystin, “el producto hace efecto pausado al frenar el crecimiento de la langosta. No permite que la capa siga creciendo y ahí el insecto muere. El producto actúa en un par de días y el resultado se nota rápidamente. Así, terminamos de fumigar hace 10 días y actualmente ya no tenemos langostas en los lugares donde aplicamos el producto en Loncopangue”.

En este sentido, el alcalde Barrueto destacó la experiencia alcanzada durante el año 2012 para enfrentar similar problema pero en una superficie mayor a la del 2019, “si no hubiera sido por la experiencia y el trabajo del equipo del Prodesal este programa no habría sido exitoso. El plan anterior se aplicó en 2012 pero abarcó una superficie mayor, incorporando a Campo Lindo y San Ramón. Esta vez por un tema de presupuesto se concentró sólo en Loncopangue”.

IMPACTO Y DESAFÍOS

El producto, ideal para ser usado en el manejo integrado de plagas –según se indicó- logra proteger el suelo por 4 ó 5 años, al tratarse de un lugar de secano donde las tierras no se mueven. “Como no hay movimiento de tierra, la langosta va poniendo sus huevos y propagándose de una manera increíble. 

Tenemos controlado ese insecto pero hay otros lugares que quedaron pendientes” expresó el edil, al agregar que se seguirán realizando labores de control con los funcionarios de Prodesal para evaluar la situación.

En la localidad de Loncopangue se centraron las labores de fumigación siendo pulverizadas 800 hectáreas, de una superficie total de 2 mil, considerando la totalidad del territorio comprometido. “Muchos de los días en que se aplicó la fumigación, se trabajó hasta la medianoche, en beneficio de las 75 familias del sector”, donde se operó en un total de 857 hectáreas. “Si no se hubiese hecho este trabajo, la gente ya no tendría forraje para sus animales porque la langosta se come todo, y felizmente hoy día podemos decir que la langosta en Loncopangue ha disminuido. Además tenemos otro gran problema: la sequía que tenemos es muy fuerte y no podría afirmar si vamos a tener asegurado el forraje para la próxima temporada” manifestó con preocupación el jefe comunal.

LAS PRÓXIMAS METAS

Sectores cordilleranos como San Ramón, Campo Lindo, Cerro El Padre, Bellavista, Rincón de Piñiquihue y Quilapalos figuran entre los afectados con la plaga de saltamontes y dentro del primer trimestre, el jefe comunal anunció que esperan presentar un proyecto similar para evitar se acentúen las complicaciones a partir de septiembre próximo. “En marzo nuevamente estaríamos solicitando recursos para prepararnos para la primavera de este 2020. En Santiago tendremos que golpear puertas y sacar adelante la pulverización y que en lo posible, pudiésemos erradicar esta plaga devastadora para nuestros suelos”.

El jefe comunal puntualizó que hay otros focos detectados pero que por falta de una mayor inversión postergaron. “nos quedó pendiente evaluar el comportamiento en otros sectores que son precordilleranos como San Ramón, Cerro El Padre, Rincón Piñiquihue, Bellavista y Quilapalos, que son los sectores donde tenemos focos de langostas y donde este año no pudimos aplicar el producto por un tema de presupuesto”, junto con

destacar y valorar la entrega de recursos por parte del Ministerio. “Agradecer a las autoridades de Gobierno que nos otorgaron los recursos y nos apoyaron a través del Instituto de Desarrollo Agropecuario. Estamos muy agradecidos del apoyo del Indap de Santa Bárbara y del Prodesal de Quilaco, que estuvieron muy pendientes de la pulverización”.

Barrueto afirmó “podemos decir que esta plaga la tenemos medianamente controlada. Tenemos que seguir trabajando. Presentaremos un proyecto que nos permita seguir evaluando estrategias para poder combatir las langostas y que no tengamos que en 4 ó 5 años más estar solicitando nuevamente recursos para combatir nuevamente la plaga”.

Caprinos, equinos, ovinos, porcinos forman parte de la masa ganadera de los pequeños parceleros, que mantienen también sus aves de corral, cuya alimentación de manera íntegra, también se ve comprometida. “Si tuviésemos que pulverizar todos los sectores cordilleranos necesitaríamos otros 40 millones ó 45 millones considerando cerca de 1500 hectáreas con 150 familias”.

DISMINUCIÓN DE LA POBLACIÓN DE SALTAMONTES 

En poco más de dos semanas, el Ministerio de Agricultura, a través del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap), finalizó el programa de mitigación y control de langostas en la comuna de Quilaco, el cual se llevó a cabo desde el 2 al 17 de diciembre.

Sobre el término de los trabajos, el seremi de Agricultura, Francisco Lagos, sostuvo que “este plan finalizó el pasado martes 17 de diciembre, abarcando 857 hectáreas, de las cuales 814 se trabajaron con tractores y 43 con bombas de espaldas. Indap y Prodesal fueron fundamental, ya que estuvieron siempre presentes para llevar a cabo el proceso que se concretó en dos semanas”.

Además, agregó que “es así que, revisando en terreno, de manera visual y en forma preliminar se aprecia una disminución sustancial de la población de langosta. Como Ministerio de Agricultura estamos apoyando constantemente a la agricultura familiar campesina, con diversas acciones rurales, por un Chile más justo”.

Dicho plan se concretó en lugares de difícil acceso, como sectores cerca de casas, con excesiva presencia de árboles, entre otros, donde se trabajó con cinco tractores, llegando a una inversión cercana a los 25 millones de pesos.

Por su parte, el jefe de área de Indap Santa Bárbara, Juan Pablo Miranda, manifestó que “nosotros estamos muy contentos como Indap porque finalizamos de manera exitosa el programa de control de langosta en el sector de Loncopangue”.

“Esto se hizo ejecutando un programa que no sólo contó con el financiamiento de los insumos a aplicar, sino también con el servicio de aplicación, lo que nos permitió ejecutar el plan de pulverización de acuerdo a los objetivos planteados, en el trabajo de la superficie acordada y en los plazos recomendados”, agregó Miranda.

Cabe recordar que el trabajo se realizó en conjunto con los agricultores, municipio de Quilaco, Prodesal, Indap y el apoyo del Servicio Agrícola y Ganadero SAG, que estuvo realizando las mediciones y laboratorio, como también el Instituto Nacional de Investigación Agraria INIA, que aportó con los estudios entomológicos para poder concretar este plan de mitigación de langosta.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes