martes 16 de julio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Crónica

Cecrea: una actividad abierta para la comunidad en Los Ángeles

Por medio de talleres recreativos, niños, niñas y adolescentes de la provincia pueden cultivar diferentes talentos como el arte y la ciencia, entre otros.


 Por Marcela Vidal

7.1-2 cecrea

Desde el año 2014, los Centros de Creación (Cecrea) se han desarrollado como una iniciativa que busca potenciar las habilidades blandas de niños y jóvenes en diferentes áreas. A esta iniciativa Los Ángeles no ha quedado ajena y cada año se difunden diferentes actividades que invitan a salir de la rutina.

Sobre ello, Daniela Cores, encargada del programa en la capital provincial, explicó a Diario La Tribuna que este surgió como una iniciativa del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el cual se desarrolla en centros de creación y programas itinerantes, donde se llevan a cabo actividades para niños desde los siete años.

Agregó que “el objetivo del programa tiene que ver con desarrollar habilidades creativas y ciudadanas, por medio de actividades que tienen una política de convivencia basada en el enfoque de derechos y en la convención de derechos del niño y de la niña”.

Esta iniciativa nacional es completamente gratuita para los ciudadanos hasta los 19 años y se ofrecen por medio de convocatorias a través de redes sociales o distintos medios de comunicación, como una manera de invitar a la comunidad a participar, ya sea en establecimientos de la comuna o en otros lugares.

Al respecto, Daniela manifestó que “el foco de todos los programas es trabajar con la gestión del conocimiento. Es un programa que tiene características pedagógicas y donde convergen las áreas de ciencias, artes, tecnología y sustentabilidad, para desarrollar procesos creativos, por lo tanto, son espacios de aprendizaje, pero de carácter muy participativo, lúdico y entretenido”. 

TALLERES DE NUEVOS CONOCIMIENTOS

Según agregó la angelina, en estos proyectos se desarrollan experiencias como laboratorios creativos, separados en diversos segmentos con variadas características.

“Entre los siete y los 10 años, los niños pueden participar de una actividad donde pueden explorar, descubrir, observar e inspirarse de manera inclusiva, lo que beneficia a la persona en varios sentidos, entregando y acercando el conocimiento de una manera distinta y más atractiva”, expresó.

Todo esto, basado en experiencias de aprendizaje que se hacen de manera participativa en el enfoque de derechos que se utiliza para la participación activa.

“Hay que tener en cuenta que en todo momento, el niño es protagonista de estas experiencias pedagógicas, toma las decisiones, codiseña junto a los facilitadores, por lo tanto, mucha de esta experiencia tiene que ver con facilitar espacios de aprendizaje donde se construye el conocimiento”, añadió.

Agregó que “nosotros trabajamos con los niños, en rango etario y metodología, dependiendo de los contenidos; generalmente subdividimos en rangos de siete a 10, de 12 a 15 o 16, y hasta 19, dependiendo de lo que se trate el laboratorio a desarrollar, y también tenemos otro tipo de experiencias que creo yo que son muy enriquecedoras, entre ellas, intercambios de diverso ámbito”. 

EXPANSIÓN DE CONOCIMIENTOS

Cabe señalar que este programa nace como iniciativa desde el año 2014 por medio del estudio PISA, que mide el nivel de creatividad de niños y jóvenes –entre otros aspectos–, donde los primeros resultados en nuestro país revelaron que el nivel creativo era muy bajo.

Por esto, dicho programa se fundó con el fin de complementar los procesos educativos formales desde los establecimientos educacionales, pero con el propósito de poder elevar el nivel de creatividad y de pensamiento crítico y creativo.

“Este es un programa que tiene toda una base filosófica y teórica, donde participó Humberto Maturana, por eso también los conceptos son muy científicos y llevan el nombre de ‘laboratorios creativos’”, agregó Cores.

Por ello es que dichos laboratorios se están ofreciendo constantemente y pueden tener una duración de hasta cuatro sesiones, pero a veces, cuando están insertos dentro de los establecimientos, pueden durar hasta tres sesiones en apoyo de una asignatura, coordinando con el profesor y con el colegio.

Sin embargo, estas actividades se encuentran disponibles por lo menos tres veces al año, lo que incluye “escuchas creativas”, que consisten en jornadas de consulta, en las que se utilizan dispositivos para que los niños puedan entregar información para elaborar una programación directamente relacionada con sus necesidades e intereses.

“Esta información después se valida en una devolución con ellos mismos, y de acuerdo a eso, se hace nuestra propuesta programática, que ellos también van complementando”, finalizó Daniela Cores.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes