suscríbete al boletín diario

Economía

Se abren espacios de trabajo para personas con capacidades diferentes

La OMIL de Los Ángeles convocó a un foro en donde se discutieron las fórmulas para que las empresas empiecen a cumplir con la nueva normativa que los obliga a contratar a personas que tengan algún grado de discapacidad.


 Por La Tribuna

Ley de inclusión laboral discapacidad

La nueva ley de inclusión laboral comenzó su proceso de marcha blanca a comienzos de este 2019 para estar en pleno funcionamiento a mediados del próximo año. ¿De qué se trata?: Que todas las empresas pequeñas, medianas y grandes, deben necesariamente cumplir con que el 1% del total de sus trabajadores sean personas en situación de discapacidad.

Esto corre sólo para aquellas empresas que tengan más de 100 trabajadores en su planta; lo que puede parecer poco –pues en un centenar, con una sola persona se cumple la meta- es sin embargo sumamente significativo en lo que tiene relación con la igualdad de oportunidades.

La municipalidad de Los Ángeles y la OMIL organizaron un foro en donde invitaron a empresas para informar de esta ley y generar lazos. Raúl Toledo, terapeuta ocupacional de la oficina de Intermediación Laboral, explicó que con esto quieren “derribar mitos”.

Toledo ahondó en este punto: “Llevamos 3 años trabajando con este apellido ‘inclusivo’, que obedece a un nuevo lineamiento que busca liberar esos tapujos que todavía existen, que las personas con discapacidad no pueden encontrar trabajo. Mucha gente piensa que van a contratar poco menos que a una persona postrada, lo que es absolutamente falso. El empresariado muchas veces lo tiene grabado así y es por eso que la municipalidad de Los Ángeles se ha puesto la camiseta con este tema, para brindar oportunidades a las personas”.

Raúl Toledo, encargado “OMIL Inclusiva”.

Tal ha sido la recepción que según datos del municipio, el 2018 se inscribieron 58 personas con algún grado de discapacidad y en lo que va de este año ya hay 108. Para Toledo este es un “llamado de atención” y añadió: “Esperamos que el empresariado se sensibilice más y que no contrate por cumplir la ley solamente, sino que den más puestos de trabajo a personas con discapacidad”.

OPORTUNIDAD

Una de las expositoras del foro, la abogada capacitadora de la sección OS-10 de Carabineros de Chile, Victoria León, sostuvo que la institución se está abriendo a la posibilidad de certificar con el curso de guardia o vigilante privado a personas con capacidades diferentes, pero bajo algunos lineamientos.

La experta afirmó: “La idea de esta nueva ley y su implementación en el OS-10 es que se mantenga la restricción para quienes tengan enfermedades mentales, pero que se abra el espectro para quienes tienen discapacidades físicas, pues pueden desarrollar funciones anexas” y para ello ejemplificó: “Una persona que está en silla de ruedas no puede salir rápidamente tras un delincuente para reducirlo, pero en cambio sí puede ejercer labores de monitoreo de cámaras”.

Victoria León, Abogado capacitadora del OS-10 de Carabineros.

También destacó que hay empresas como Security, que tiene ya contratada gente con discapacidad y trabajan en perfecto estado en todas sus funciones, eficiente y eficazmente.

DESAFÍOS DE LA LEY

Desde el Gobierno impulsan esta normativa y también son autocríticos sobre lo que falta y lo que queda por mejorar, considerando que está todo en un proceso de marcha blanca. El director regional del Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis), Sergio Arévalo expuso que esta ley “sin duda está hecha para ser cumplida y para ello debemos generar los espacios y el trabajo en conjunto con las organizaciones privadas y públicas para generar un cambio y conciencia que la inclusión laboral es un beneficio para todos”.

Ante la pregunta de qué falta para que los empresarios tomen conciencia sobre brindarle oportunidades a las personas con capacidades diferentes, Arévalo reflexionó: “El principal obstáculo al que se enfrentan las personas con discapacidad es el marco cultural, el paradigma instalado socialmente sobre sus posibilidades. Si las empresas no ven el poder transformador que tiene para la organización el crear una verdadera cultura de la diversidad y el talento humano, es muy difícil que las oportunidades aparezcan. La clave está en pensar a la persona como un recurso humano más; creer y confiar en ella”.

EN CIFRAS

Según datos aportados por Senadis, la última encuesta de discapacidad realizada el año 2015, la región del Biobío tiene una tasa del 22.1% de personas con discapacidad en edad de trabajar –mayores de 18 años-, lo que equivale a 262.579, lo que ubica a nuestra región con un porcentaje mayor a la media nacional de 20 puntos porcentuales. Para más información de cómo inscribirse en el Registro Nacional de Discapacidad, pueden visitar www.senadis.gob.cl

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
capacidades diferentesdiscapacidadECONOMÍAsenadisteleton

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes