suscríbete al boletín diario

Noticias

“Siempre me gusto ser dirigente, ocupar mi tiempo en hacer cosas por los demás”

Llegó desde Chillán el año 1979 por un pariente que tenía un negocio, que lo incentivó para venirse a trabajar a Los Ángeles diciéndole que faltaban técnicos, y le gustó. Tenía 24 años.


 Por La Tribuna

6-1

¿Cómo y por qué llegó a estudiar a Los Ángeles?

Estudié electrónica, me puse a trabajar particular y de eso me vine a los Ángeles.

Cuando llegué aquí, obvio, uno llega a una ciudad nueva, no conocía a nadie. Pero yo soy una persona muy amistosa, así que rápidamente empecé a tener amigos, a hacer mi vida, que en un principio me costó y no me gustó, pero empecé a encontrar gente con la que compartíamos interés y gustos, incluso iba muy poco a Chillán, estaba haciendo mi vida acá.

Cuando llegué a Los Ángeles estaba en una pensión, soltero, y me puse a trabajar, tenía un taller bonito, acogedor, le di otro aspecto a los servicios técnicos que había en ese momento en la ciudad.

Como uno nunca tiene el destino comprado, en ese mismo local, mi pariente puso una fotocopiadora, la primera que hubo en Los Ángeles, la que, por supuesto, era un bien y un punto en donde todos iban.

Entonces, teníamos la fotocopiadora, por una parte, y teníamos una secretaria que atendía, y me atendía mi local a mí, que era la parte más grande. Y buscando una secretaria llegó una mujer muy buenamoza, y resulta que me casé con ella, y eso fue una bendición, tengo tres hijos, y con mi profesión los pude sacar adelante. Trabajé con mi mujer para poder pagarles sus estudios. Estoy feliz.

 

Aparte de este trabajo en el que se desarrolló, ¿realiza alguna otra actividad?

Yo tenía una idea desde Chillán, y acá forme la Asociación de Técnicos Electrónicos de Chillán, porque estaba cada uno por su lado, no podíamos capacitarnos, unificar criterios en la parte técnica, cobrar, como atender público, entre otras.

El año 1992 formé aquí la primera Asociación de Técnicos Electrónicos, nos reunimos, trajimos ingenieros desde Santiago que nos venían a hacer cursos de todo lo que había en ese momento y uno no sabía, entonces nos capacitamos y fue muy bonito que todos los técnicos estuviéramos unidos e hicimos lindas campañas. Hasta hoy sigo siendo presidente de la asociación.

¿Le llamó siempre la atención esto de dirigir?

A mí siempre me gustó ser dirigente, ocupar mi tiempo en hacer cosas por los demás.

Paralelamente a la asociación, como a mí me gustaba cazar y pescar, fui dirigente del Club Pesca y Caza Bío Bío, y ahí fui secretario. Me tocó organizar un campeonato nacional de caza de tórtolas al vuelo, y Los Ángeles ocupó el título de campeón nacional.

Luego, por los estudios de mis hijos fui 10 años presidente del Centro General de Padres. Durante ese tiempo se hicieron muchas gestiones, incluso se hizo la primera sala de computación que hubo en Los Ángeles, la primera aula tecnológica, se hizo una bonita gestión para ayuda de ese colegio.

¿Cómo llegó a ser parte de la ANFA Bío Bío?

A mi hijo le gustó jugar fútbol, desde chiquitito era muy bueno y quería jugar en un club, y así averigüé con mis amigos y ellos me dijeron que Atlas era muy bueno. Lo llevé y jugó. Esto fue por el año 95.

Entonces, mi hijo comenzó a jugar y yo empecé a hacer contacto con los dirigentes, y todos se quejaban que no tenían gente. No había mucha formalidad en el club, se estaba perdiendo de lo que era, se estaba perdiendo lo que había hecho antes. Ahí me pidieron si podía participar en el club y ayudar a organizarlo un poco mejor.

Así, formamos una buena directiva, y desde ese tiempo formé dirigentes en el club que todavía están, porque a los dirigentes hay que formarlos. Hicimos una buena y bonita gestión en el club.

El presidente del club me envió como delegado a la Asociación de Fútbol. Llegué ahí, donde encontré muchas falencias, comencé a criticar. Estuve en el directorio, fui tesorero, secretario, vicepresidente, y un día el directorio me eligió como presidente de la Asociación de Fútbol, y desde el año 2000 que estoy en el cargo.

 

¿Cómo ha sido la experiencia de dirigir la ANFA Bío Bío?

Bueno, lo bueno es que hoy tenemos una ANFA que es reconocida.

El poder conocer mucha gente, conocer sus problemas, diferentes formas de ser, y que también lo conozcan a uno.

Eso me dio la oportunidad de participar en la política.

¿Qué satisfacciones le ha traído esta función?

Las satisfacciones más grandes. Es que, como dirigente, tengo un reconocimiento de la ANFA nacional, el único de Los Ángeles que lo ha recibido. También, el Instituto Nacional del Deporte me entregó en 2014 un reconocimiento como mejor dirigente deportivo de la provincia de Bío Bío.

¿Cree Ud. que quedan cosas por hacer?

Obviamente que quedan muchas cosas por hacer, como unificar las ANFA. Se ha intentado, pero no se ha podido. Hay que unificar criterios en beneficio del deporte.

Eso sería un logro grande para el deporte de Los Ángeles, seríamos la ANFA más grande de la región.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
aguilaranfaatlasBiocarlos

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes