sábado 14 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Los Ángeles

El movimiento feminista en Los Ángeles genera opinión positiva en líderes locales

Es un tema que no ha dejado a nadie indiferente, sin embargo, en la provincia el movimiento aún no ha alcanzado un desarrollo tan intenso, como en la capital del país.


 Por Leyla Bascur

Marchas, intervenciones urbanas, tomas, discusiones abiertas y cerradas, son algunos de los hechos que se han podido visualizar desde provincia en medios de comunicación de la capital de Chile.

Mientras tanto, en calles de Los Ángeles, es impensado encontrar intervenciones urbanas mostrando partes del cuerpo descubiertas o una multitudinaria marcha con gritos y pancartas alusivas al tema. Sin embargo, antes de opinar o sumarse a esta corriente es necesario informarse.

Diario La Tribuna consultó con docentes de la Universidad Santo Tomás de Los Ángeles, Jorge Ulloa y Ximena Vidal ambos profesionales de la escuela de Psicología quienes entregaron un contexto al respecto.

Ximena Vidal, antropóloga, entregó los antecedentes de porqué se gestó el movimiento feminista “es importante contextualizar el movimiento feminista, entendiendo que el interés ‘contemporáneo’ en la mujer implica la recuperación de temas y perspectivas propios de la reflexión sobre la historia, la sociedad y la cultura en el siglo 19. Así lo expresa Marcela Lagarde, antropóloga mexicana. Esta reflexión sobre las condiciones de las mujeres se va reactualizando con la voluntad de transformarla”.

“Ha sido el feminismo la contribución más significativa, y es a partir de éste que se da un quiebre en la concepción del mundo filosófico: el ser mujer es producto de lo concreto histórico, es diferente, distinto y no opuesto al ser hombre.

Existe un vacío histórico de las mujeres, desconociendo por ejemplo, lo acontecido en Europa a fines del siglo 15 hasta el 18. Christine de Pizan (1364-1430) fue la primera mujer que interviene en la ‘Querelle des Femmes’, en donde se cuestionaban temas como la dignidad, capacidad intelectual y política de las mujeres” expone la profesional.

Vidal opina que “las generaciones jóvenes son herederas de todo lo que ha ocurrido antes, no es algo nuevo. La problemática que observo es que por este vacío histórico, se distorsiona mucho lo relativo al “feminismo”. Son distintas posturas dentro del mismo movimiento. En este sentido, es muy importante el concepto de diferencia, planteado por Audre Lorde, poeta afroamericana, ya que entre las propias mujeres -partícipes o no de dichos movimientos y organizaciones de mujeres- debemos reconocerlas y no negarlas” finaliza.

Asimismo, otro docente de la Universidad Santo Tomás Jorge Ulloa psicólogo entregó su postura acerca de la influencia de las redes sociales en el movimiento.

“Los tejidos, redes y reconocimiento de las formas de opresión ayudan a generar una identidad asociada a la lucha común. Así, desde los enfoques de los nuevos movimientos sociales, podríamos decir que este movimiento se caracteriza por una alta tasa de transformación, cambio y adaptación a través de flujos constantes de información que ayudan a conectar más y más gente” explica Ulloa.

Además manifestó “las redes sociales, pueden ayudar a esta proliferación y aceleración de los flujos de información, pero también se debe ser táctico, ya que es difícil seleccionar cómo esos flujos serán recibidos por los y las lectores y lectoras, por lo que se sigue acudiendo además a aquellos medios de comunicación que permiten el encuentro cara a cara”.

OPINIONES LOCALES

En busca de opiniones de distintas mujeres de la comuna, Diario la Tribuna conversó con representantes de diversas áreas temáticas, entendiendo que no están todas convocadas por razones de tiempo y espacio.

Con todas ellas se socializaron dos preguntas, si estaba de acuerdo con el movimiento feminista y si percibía su desarrollo en la comuna, esto fue lo que respondieron.

Nivia Riquelme, presidenta de Codepala: “Estoy de acuerdo pero no en todo, la lucha como la están dando no me gusta, como están evidenciando el cuerpo. A mi juicio falta creatividad, pueden generar acciones que no vayan en perjuicio de su persona”.

“No he visto nada del movimiento en Los Ángeles, aquí no están acostumbrados a defender posturas”.

Helen Díaz, directora del Campus Los Ángeles de la Universidad de Concepción: “Yo estoy de acuerdo con este realce de la necesidad de reconocimiento de igualdad a nivel cultural, laboral entre otros. Existe una necesidad de avanzar a la igualdad de derechos atribuibles tanto a hombres como mujeres. Estimo que este movimiento caló hondo en el entendido que todavía se percibe en el entorno un trato no igualitario por eso se ha ido posesionando. Lo que sí es importante destacar, es que quedó en una cúpula no ha sido capaz de salir a poblaciones o a barrios”.

“Yo creo que hay nociones incipientes del movimiento en Los Ángeles. Hay chicas que se han manifestado, aunque esta ciudad es conservadora, las diferencias culturales son notorias”.

Miriam Quezada, concejala de Los Ángeles: “Esto de una u otra manera se veía venir, los avances con el trabajo de los derechos de las mujeres y todo el tema que tiene que ver con la diferencia de género la igualdad, uno veía que se avanzaba que había una legislación. No se puede negar que ha habido avances, por ejemplo, el plan de igualdad de oportunidades de la mujer en las distintas áreas. Sin embargo, eso no fue suficiente porque requiere un cambio estructural mucho mayor, una transformación cultural que implique nivelar los derechos entre hombres y mujeres”.  

“Los Ángeles siempre ha sido un poquito más lento, comparativamente a nivel regional, una idiosincrasia con raíces en la agricultura donde domina el machismo”.

Mariela Belmar, directora de la Agrupación Perfiles y Siluetas: “Estoy de acuerdo, creo que como país y a nivel mundial nos hace falta una mirada hacia la mujer. Una mirada de respeto, que exista conciencia hacia la mujer formadora, desarrolladora, que es parte de esta sociedad. Me enorgullece ser mujer, que mi cuerpo sea distinto al del hombre, tener hijos, quiero justicia en el trato, igualdad de sueldos, en derechos humanos y ciudadanos. No pienso que las mujeres son buenas y los hombres malos, debemos unirnos como seres formadores”.

“Yo creo que en Los Ángeles hay un movimiento incipiente, que no es tan visible, pero si hay agrupaciones culturales que trabajan bajo una mirada de género”.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes