lee nuestro papel digital

Equidad de Género

Gloria Reyes, administrativa:  “Me encantaba conversar con la gente”

En su apacible parcela ubicada entre las comunas de Laja y Los Ángeles disfruta sus días Gloria Reyes Navarrete, ex administrativa del Cesfam Nororiente.


 Por Claudia Fuentes

1

En su apacible parcela ubicada entre las comunas de Laja y Los Ángeles pasa ya sus días Gloria Reyes Navarrete, hasta hace poco administrativa del Cesfam Nororiente. En ese lugar disfruta de la vida del campo, la cual escogió, cuidando de sus plantas, de sus árboles y de sus animales, entre éstos perros, gatos y aves.

A la atención primaria de salud ingresó el 1 de abril de 1985, gracias a una amiga que la recomendó y que le dejó su puesto como secretaria del director –el doctor Atilio Almagiá- y de la enfermera coordinadora –María Inés Bastidas-, en el consultorio entonces dependiente del Servicio de Salud Biobío.  “Después, en 1988, pasamos a la Municipalidad y ahí empecé como administrativa, en el SOME (…) partí dando horas en ventanilla, después tenía el archivo porque, en realidad, ahí hacíamos de todo”.

Luego se desempeñó en la oficina Per Cápita, donde se inició la inscripción de los usuarios, lo cual se hacía todo de forma manual, “ya que no había computadores en ese tiempo, solo máquina de escribir. Era mucho trabajo con las tarjetas y las fichas”, recuerda.

Ya en el nuevo Cesfam, en la población Endesa, le correspondió trabajar en la Oficina de Informaciones, Reclamos y Sugerencias (OIRS), en SOME, en toma de muestras. “Conocí todo el Cesfam, me faltó ser enfermera y médico no más”, bromea.

Lo que más echará de menos del sistema de salud municipal será la atención al público, porque era lo que más le gustaba. “Me encantaba atender al público, conversar con la gente. También extrañaré a algunos colegas”.

Su consejo para los que permanecerán en el centro de salud familiar es que puedan mantener relaciones respetuosas, cordiales y de cooperación, tanto entre los funcionarios, como con los pacientes, pues considera que esto es la base para una sana convivencia.

Gloria tiene 3 hijos, 2 nietos y es divorciada. Las 2 mayores viven con sus respectivas parejas y el menor –Felipe, de 25 años- permanece junto a ella. También volvió a encontrar el amor, con quien cohabita actualmente.

Reunirse con su familia, amigos y ex compañeros de curso, son cosas que está haciendo en su nuevo hogar, ubicado en Los Lavanderos, sector Las Viñas. “Llevamos 3 años aquí, estamos todavía formando la casa, pero es bonito, me gusta y ha sido un cambio muy bueno para mí”.

Descansar física y mentalmente, trabajar el campo y tejer a su pequeña nieta, es lo que más disfruta actualmente. Pretende retomar el básquetbol, su deporte favorito, aunque aún no la ha definido 100%. “Tengo ganas de volver, porque mi hermana es un año menor que yo y todavía juega, participa, hacen campeonatos de seniors y van a jugar a diferentes ciudades, así que también tengo ganas, pero no sé todavía; veré si el físico me acompaña”.

Revisa su historia acá:


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Los Ángelesmujeres de impactoSalud
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes