lee nuestro papel digital

Editorial

Trasplantes


 Por Juvenal Rivera

Durante 2021 solo hubo 355 trasplantes en Chile. La cifra muestra una caída respecto del año anterior cuando hubo 358 procedimientos de ese tipo. La diferencia es aún mayor si se le compara con las 533 intervenciones realizadas durante 2019.

Si bien los programas para este tipo de cirugías se vieron muy afectados por la pandemia, especialmente de abril a septiembre, período en el que hubo gran ocupación de camas UCI y aún existía incertidumbre sobre el virus.

Respecto de la cifra en las donaciones de órganos,  en 2020 solo hubo 141 donantes, versus los 188 del 2019.

Chile tiene una tasa de 10,4 donantes por millón de habitantes, la misma que el promedio de Latinoamérica. Sin embargo, está muy lejos de países de la OCDE como España, cuya tasa es de 49 donantes por cada millón de habitantes.

Hay que tener presente que la donación de órganos es un acto voluntario, altruista y gratuito, a través del cual una persona o su familia decide donar uno o más órganos para que sean implantados en un receptor, otorgándole una segunda oportunidad a otra persona.

En Chile, el proceso de trasplantes, según el Instituto de Salud Pública, “está conformado por la Coordinación Nacional de Procura y Trasplante (CNPT), la cual está encargada de la procura de los potenciales donantes cadavéricos de órganos y tejidos. También participan los centros de trasplante públicos y privados, que realizan la gestión clínica de los pacientes que requieren trasplante, y el Instituto de Salud Pública de Chile que, mediante la sección de Histocompatibilidad, conforma y gestiona las listas de espera de potenciales receptores, así como también la priorización de ellos y la asignación de órganos.

A nivel local, aunque hubo donantes el año pasado, la cifra fue considerablemente baja: solo se contaron tres casos. Es que, como lo han advertido las autoridades de salud, suele suceder que la familia del potencial donante se niega a hacer ese gesto altruista, pese a que esa persona lo dejó así de explicitado en el Registro Civil.

Para evitar situaciones similares, es importante conversar sobre el tema de la donación con los familiares y cercanos para que esa voluntad sea respetada y no verse enfrentado a una situación de ese tipo en un momento particularmente complejo desde la perspectiva humana.
Un donante, gracias a las partes de su humanidad que puede entregar en el trasplante, puede convertirse en una segunda oportunidad de vida para cinco personas. En la actualidad, en Chile, hay alrededor de 2 mil 300 personas en lista de espera para un trasplante, ya sea de corazón, hígado o algún otro órgano que es fundamental para seguir viviendo o que contribuirá a mejorar su calidad de vida.

Al cabo, se convierte en una esperanza de vida para tantos que emerge desde el momento de la muerte de otro ser humano de alma generoso que, más allá del fin de su existencia terrenal, fue capaz antes de pensar en los demás a través del generoso gesto de la donación de órganos.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
Donación de órganostrasplantes
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes