lunes 18 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Aquí y ahora


 Por La Tribuna

Todavía resuena el eco del discurso de la ecologista sueca Greta Thunberg en Nueva York durante la cumbre climática de la ONU. Fue una de las intervenciones más esperadas por los líderes y los medios de comunicación y no defraudó. Más allá de los comentarios posteriores sobre la manera en que ha logrado la atención mundial o supuestos intereses empresariales tras su discurso, lo cierto es que hizo lo que nadie se había atrevido hasta el momento: usar la tribuna para hablar de frente a los representantes del mundo, alzar la voz y requerir su acción inmediata para detener las actividades que están llevando al planeta a un fenómeno climático que amenaza con no tener vuelta.

No está sola. El viernes anterior se registraron en todo el mundo multitudinarias manifestaciones que piden lo mismo que Greta Thunberg. Con su discurso en la Gran Manzana, la sueca de 16 años puso el cerco un poco más allá y obligó a tomar medidas a quienes todavía podrían estar escépticos o incrédulos del cambio climático.

La propia ONU publicó un estudio que da cuenta de la subida del nivel del mar, pequeñas islas amenazadas con ser sumergidas para siempre, glaciares que están retrocediendo y otros fenómenos a consecuencia del calentamiento global. El informe instó a los países a apurar los esfuerzos que están haciendo por reducir las emisiones de CO2. El documento, de 900 páginas, sostiene que con ese esfuerzo sólo se conseguiría ralentizar el cambio en el océano y ganar tiempo en la búsqueda de una solución a más largo plazo. Otro de los datos que encontró fue que el crecimiento del nivel de los océanos fue 2.5 veces más rápido a principios del siglo XXI que en el siglo XX y que continuará aumentando.

Según el escrito, más de mil millones de personas se encontrarán en riesgo de aquí a mitad del siglo XXI por vivir en zonas costeras poco elevadas. Ellas serán vulnerables a las inundaciones y otros eventos de la naturaleza que podrían verse amplificados por la subida del mar.

La cumbre en la ONU, la futura cumbre de la COP 25 en Santiago y todo el interés que están mostrando hoy los líderes únicamente  puede servir para generar un gran cambio. Ojalá, como pidió Greta Thunberg, sea aquí y ahora.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
Cambio ClimáticoEditorial

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes