viernes 19 de julio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Un ejemplo a considerar

 Si bien, afortunadamente, las llamas no afectaron a viviendas, sí demuestran una vez más lo peligroso que puede ser ?sobre todo con altas temperaturas- encender fuego en algún sector.


 Por LESLIA JORQUERA

04-02-2019_20-25-571__1.jpg

A lo largo de estas semanas en lo que ha transcurrido el verano y la temporada de incendios forestales, la provincia de Biobío había pasado casi inadvertida en este ámbito. Más allá de incendios de pastizales, que son controlados por personal de Bomberos, sin mayores inconvenientes.

Pero la madrugada del domingo algo pasó. Un hecho que hizo cambiar todas las cifras positivas que se llevaban hasta entonces. La calma se hizo intensidad y la oscuridad se hizo luz. El fuego atacó Quilapalos y no dio tregua.

Más de 800 héctareas han sido consumidas por el fuego que aún no cesa y que han necesitado 5 brigadas, 2 helicópteros, 3 aviones de Conaf; 3 brigadas, 4 aviones y 3 helicópteros de empresa Arauco; 6 brigadas, 3 aviones y 3 helicópteros de empresa Mininco; y 2 brigadas, 2 camiones aljibes y 1 helicóptero de la empresa Comaco.

Durante la jornada de lunes estuvo el monitoreo constante del gobernador Ignacio Fica, quien tras una reunión en horas de la mañana, partió rápidamente hasta la comuna para saber en terreno lo que ocurre.

Las autoridades han estado atentas a lo que pasa en la zona y es que las condiciones meteorológicas no ayudan.

Los 40 grados que hubo el fin de semana sólo propicia las condiciones para que se produzcan estos incendios.

Quilaco permanece en estado de alerta Roja, mientras que la provincia en alerta Amarilla.

El panorama no favorece a la zona, pero las autoridades ya trabajan en los planes para controlar las llamas.

Pese a que todo se dio un fin de semana, desde la Gobernación e incluso diferentes servicios gubernamentales no dudaron en dejar a un lado su descanso para comenzar a coordinar los protocolos que se activarían en la zona.

Si bien, afortunadamente, las llamas no afectaron a viviendas, sí demuestran una vez más lo peligroso que puede ser –sobre todo con altas temperaturas- encender fuego en algún sector.

Considerando que las llamas se iniciaron de madrugada, aún se investiga si hay o no intencionalidad en el siniestro.

Lo cierto es que se debe tener especial cuidado cuando se manipula fuego, sobre todo con las condiciones meteorológicas que azotan la zona.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes