suscríbete al boletín diario

Editorial

Triste realidad: el descuido y sufrimiento que siguen viviendo los perros callejeros

María Paz Rivera Arévalo, periodista en práctica Diario La Tribuna.


 Por La Tribuna

18-01-2019_18-54-421__mariapaz4.jpg

El miércoles, Carabineros de la Primera Comisaría de Los Ángeles informó de una agresión que se habría dado durante la tarde en pleno centro de la ciudad. La rabia y tristeza consumen a cientos de lectores que se han enterado de este horrible suceso que dejó a un animal gravemente lesionado.

Y es que es terrible ver la poca humanidad que existe entre las personas, sobre todo darse cuenta de que las nuevas generaciones que son quienes deberían tener más conciencia social debido a los nuevos movimientos que se están generando, son las más agresivas.

Asesinatos, violaciones y maltrato animal, han salido este último tiempo en todos los medios de comunicación, dichos autores varían entre los 19 a 30 años.

El acusado de haber agredido a este perrito, sólo tenía 19 años y como se mencionó en la nota periodística, el motivo de la agresión fue solamente porque el animal ladraba, ¿cómo es posible?, pues lo es.

Y por más que se creen nuevas leyes que castiguen a los dueños que abandonan animales, o en este caso a aquellos que los agreden, lamentablemente esto no mejorará. No lo hará hasta que cada uno de los ciudadanos aprenda que un perro es un ser vivo y que debe ser amado y respetado de la misma forma en que lo es cualquier persona.

Esto no se trata solo de perros callejeros, sino que, de todo tipo de animales, es un tema que da para mucho. Lo más importante es enseñar a las nuevas generaciones que los animales son seres inocentes que se deben cuidar, ¿para qué comprar un perro si después lo dejarás abandonado muriéndose de hambre? O peor, siendo apedreado por sujetos que carecen de empatía.

El desarrollo que está viviendo la provincia de Biobío no debe ser sólo económico, sino debe abarcar todo lo que es sustentabilidad. Se debe mejorar la calidad de vida para todos los seres, el tema no es sólo que las personas vivamos bien, sino que el entorno, la calidad del medio ambiente mejore.

Responsabilidad, ante todo. Responsabilidad de cuidar lo que es de uno, de amar, respetar y valorar al animal, que al fin y al cabo puede convertirse en amigo o compañero en los momentos de soledad. No hay amor más puro que el que entregan los niños y los animales entonces, ¿por qué castigarlos?

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes