jueves 23 de mayo, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

La seguridad: una tarea vital

Las situaciones no terminaron en una desgracia, pero hay algo muy cierto en la preocupación de Márquez y es que si bien las autoridades o Bomberos se preocupa realmente de hacer una buena labor, todo pasa por cada persona en particular. El mejor cuidado es el que debe tener uno mismo.


 Por LESLIA JORQUERA

26-12-2018_19-29-331__1.jpg

Llega fin de año y con ello un período muy apetecido por todos: las vacaciones.

Las salidas con amigos a playas, camping, ríos, campos son comunes, sobre todo en una provincia donde este tipo de espacios abundan.

Pese al relajo y la tranquilidad, siempre se hace necesario estar alerta por cualquier eventualidad que pueda ocurrir, sobre todo en materia de seguridad.

La primera gran labor la tienen las autoridades, quienes desde la Seremi de Salud están constantemente fiscalizando diversos lugares para saber si tienen las condiciones adecuadas, sobre todo en términos de sanidad.

Los municipios, entre otras entidades, también se mantienen pendientes de distintos puntos, como por ejemplo medidas de seguridad en los distintos campings.

Pero todo esto se va por el tacho de la basura si no existe el autocuidado por parte de las propias personas que concurren a estos lugares.

Sin ir más lejos, ya existe preocupación, por ejemplo por parte de Bomberos, quienes a través del comandante del Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles, Raúl Márquez ya ha hecho pública su preocupación y es que no es menor lo que comienza a acontecer.

En menos de una semana, dos casos que pudieron haber resultados fatales ocurrieron en el sector de los Saltos del Laja.

El primero, tuvo lugar la noche del jueves 20 de diciembre, donde dos hombres cayeron a una bajada en el Salto chico de alrededor de 20 metros, poniendo seriamente en riesgo sus vidas. Afortunadamente no pasó a mayores y gracias a las labores –de más de 5 horas durante la madrugada- lograron rescatarlos a salvo.

La noche del martes la historia se volvió a repetir y en el mismo sector. Esta vez se trataba de dos jóvenes atrapados en una de las orillas de un río.

El punto de conexión de ambas historias es que en los dos casos las personas cruzaron por un paso no habilitado.

Las situaciones no terminaron en una desgracia, pero hay algo muy cierto en la preocupación de Márquez y es que si bien las autoridades o Bomberos se preocupa realmente de hacer una buena labor, todo pasa por cada persona en particular. El mejor cuidado es el que debe tener uno mismo.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes