suscríbete al boletín diario

Editorial

Los problemas de la comodidad

La comodidad de estacionarse en un lugar céntrico termina por pasarle la cuenta a cientos de otras personas.


 Por La Tribuna

23-12-2018_19-13-581__1.jpg

Navidad, colores, pinos, luces, viejos pascueros por doquier. Los angelinos vibran con esta época y es que todo es paz, amor y tranquilidad… para algunos.

El comercio sin lugar a dudas es uno de los más frecuentados por los miles de compradores.

En Los Ángeles, el panorama es sencillamente increíble con aglomeraciones, sobre todo en los puntos más céntricos de la capital de la provincia de Biobío.

El mall y el paseo Colón son los más cotizados por los acelerados angelinos que concurren hasta los distintos locales comerciales.

Para los locatarios, estas fiestas son grito y plata, sin lugar a dudas, es el tiempo donde más venden y ello se nota en la cantidad de público que aparece por los sectores céntricos.

Normalmente el flujo de gente no es mayor un fin de semana cualquiera. Se puede transitar con calma y tranquilidad por calle Valdivia o Mendoza o incluso el paseo Colón, pero la previa de Navidad el panorama cambia.

El paseo semipeatonal es, definitivamente, cortado para que sólo transite gente por aproximadamente una semana y media, ello para darle mayor comodidad a los comerciantes y obviamente también al público que concurrirá.

Pero el sábado previo a la Navidad el panorama tiene tintes realmente dantescos. La cantidad de gente que llegó al centro de Los Ángeles era inmensa y es que claro, muchos como siempre haciendo sus compras para le época a última hora.

Los atochamientos vehiculares, sobre todo al ingreso del principal centro comercial angelino era increíble, más de tres cuadras de automóviles. El ánimo sin lugar a dudas no era de los mejores.

Pese a ello, el problema se produce no por tema viales o por la gran cantidad de vehículos transitando en una sola calle, sino que por una situación en particular: los vehículos que esperan estacionamiento en el mall.

Muchos no encuentran mejor solución al no haber estacionamientos en el centro comercial, que esperar y hacer una especie de improvisada fila, lo que genera atochamientos realmente importantes en gran parte de calle Mendoza.

El problema es que habiendo un sinfín de estacionamientos en los que igual se cobra, decenas de angelinos prefieren esperar varios minutos generando problemas viales. La comodidad de estacionarse en un lugar céntrico termina por pasarle la cuenta a cientos de otras personas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes