lee nuestra edición impresa

Editorial

Los otros jóvenes asesinados que a nadie les importa

 No cabe duda que la muerte del comunero indígena debe ser investigada, pero la justicia debe operar en todos los sentidos y para todos. Hasta para eso actuamos de manera segregada. Marchemos por los niños del Sename, por los otros muertos de La Araucanía y también por los asesinados que no están en la prensa nacional.


 Por La Tribuna

19-11-2018_19-57-481__1

Toda la atención del país, ha estado centrada en la muerte de un comunero indígena producto de un disparo percutado por un carabinero tras un procedimiento por el robo de un vehículo. El apellido Catrillanca se hizo conocido en todo Chile como un nuevo ícono de un pacífico indígena víctima del Estado. A nadie le importa sus detenciones policiales anteriores, porque hasta Carabineros permitió victimizar más la situación al borrar las imágenes que permitirían dilucidar como ocurrieron los hechos. Que antes hubiera sido encontrado en situaciones similares, tampoco son relevantes. Su defensa ahora tiene en jaque al gobierno y toda la prensa se centra en el día a día.

Pero, sin ir más lejos, el pasado 7 de noviembre a las 6 de la mañana en la comuna de Nacimiento, los vecinos del pasaje Balmaceda despertaron con los desesperados gritos de una madre, que tuvo que encontrarse con el cadáver de su hijo, abatido por un grupo de delincuentes con un certero disparo en la espalda.

En tanto, el viernes, también en la madrugada, un hombre de 28 años fue encontrado muerto con un corte de un arma cortopunzante, en pleno Estero Quilque. Este homicidio, tampoco llegó a los medios nacionales.

Pareciera que hubiera una especie de festín cuando se escucha que el muerto pertenece a una etnia. Ahí saltan los políticos, las movilizaciones y otras acciones. Incluso se mezclan peras con manzanas en relación a su muerte y la histórica demanda territorial, que en este hecho se manipulan al antojo de quienes manejan la opinión pública.

No cabe duda que la muerte del comunero indígena debe ser investigada, pero la justicia debe operar en todos los sentidos y para todos. Hasta para eso actuamos de manera segregada. Marchemos por los niños del Sename, por los otros muertos de La Araucanía y también por los asesinados que no están en la prensa nacional.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes