sábado 19 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

La crisis hídrica: un tema a considerar

 Para enfrentar esta situación, lo que se requiere – y con urgencia– es comenzar las llamadas mesas e inversiones “público – privadas” que son las únicas que pueden acelerar cualquier gestión para hacer frente a este tema, no sólo pensando en la producción nacional, sino también en la calidad de vida de las miles de familias que no disponen del vital elemento.  


 Por LESLIA JORQUERA

22-10-2018_18-21-461__1

El país vive hace algunos años un problema que afecta a diversas regiones del país. Obviamente, nuestra provincia de Biobío no está exenta de esto. La sequía o eufemísticamente hablando, la escasez hídrica, ha avanzado de manera considerable, provocando daño a pequeños y grandes agricultores y afectando el turismo entre otros rubros.

Según lo señalado por la Sociedad Nacional de Agricultores – SNA – se requiere de una inversión superior a los 8 mil millones de dólares en proyectos de inversión durante una década para poder hacer frente a esta situación que no terminará.

Este severo déficit, no afecta sólo a la producción, la cual recordemos apunta a que Chile sea una potencia agroalimentaria y donde nuestra provincia juega un rol fundamental. También afecta a las personas que no disponen del agua para consumo domiciliario. La solución parte de llevar el agua con camiones, parece ser la más rentable, pero no la más digna.

Es extraño hablar de esta situación cuando nuestro país es rico en este recurso, ya sea por sus ríos, glaciares y cuencas hidrográficas. Sin embargo, no hay avances sustanciales a nivel estatal para enfrentar este riesgo que cada vez empeora más las cosas.

Un tema tan importante para esta zona de la región del Biobío, por ahora, ni siquiera se puede tratar porque el gobierno no tiene seremi de Agricultura. Tal cual.

Para enfrentar esta situación, lo que se requiere –y con urgencia– es comenzar las llamadas mesas e inversiones “público – privadas” que son las únicas que pueden acelerar cualquier gestión para hacer frente a este tema, no sólo pensando en la producción nacional, sino también en la calidad de vida de las miles de familias que no disponen del vital elemento.

Tal como indica la SNA es urgente poder trabajar este tema y especialmente acelerar las cosas eliminando las trabas burocráticas conocidas por todos para cuando se trata de iniciativas como esta. Aquí estamos hablando de un grave problema político, económico y social, que debe ser tomado con la importancia que requiere, de lo contrario, serán las futuras generaciones, las que pagarán el precio.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes