domingo 20 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Eran muertes evitables

Lo sucedido en el sector de Ciudades de Chile el pasado martes a las 9:30 de la mañana, más que el sensacionalismo o impacto público que genera en la comunidad por lo dramático de la noticia, debe sí o sí dejar un ejemplo para que como ciudadanos aprendamos de esto y dejemos de cometer los mismos errores. No queremos ver el día de mañana a su familia en la crónica roja.


 Por LESLIA JORQUERA

03-10-2018_19-59-281__1

Más allá del contexto social en que ocurrió la lamentable noticia de la muerte de una madre y su hija de 4 años, asfixiadas por mónoxido de carbono el pasado 2 de octubre, hay un tema de fondo que se debe analizar.

No es nuevo que ocurran incendios, asfixias u otras secuelas producto de dejar encendidos los braseros, estufas u otro elemento de cocina o calefacción. En nuestro trabajo diario, especialmente en los meses de invierno, es común tener que informar de lamentables incidentes producidos por la negligencia de un integrante de la familia. Es también cierto que la situación económica de muchas personas, los obliga a buscar alguna solución acorde a sus bolsillos para poder mantener a su núcleo más cercano, con la mejor calidad de vida posible y eso lleva muchas veces a cometer errores.

Un brasero encendido que se comienza a apagar, es un arma mortal. Simplemente no puede quedar sin un responsable. Lo mismo ocurre hasta con las estufas a parafina. Estas apagadas por sí mismas en un ambiente cerrado, pueden generar serias intoxicaciones. También se da mucho que se dejan los calefactores a combustión lenta con la puerta abierta para que agarren más fuerza – de eso Bomberos sabe mucho – y que terminan en incendios o inflamaciones de los ductos.

En comunas cercanas a la cordillera, las altas temperaturas se acercan a pasos agigantados, sin embargo, siempre estamos expuestos a esas bajas como la de esta semana, que llegaron a indicadores bajo cero, por ello la responsabilidad debe partir por los jefes de hogar.

Lo sucedido en el sector de Ciudades de Chile el pasado martes a las 9:30 de la mañana, más que el sensacionalismo o impacto público que genera en la comunidad por lo dramático de la noticia, debe sí o sí dejar un ejemplo para que como ciudadanos aprendamos de esto y dejemos de cometer los mismos errores. No queremos ver el día de mañana a su familia en la crónica roja.

Por su parte los presidentes de las juntas de vecinos o uniones comunales, pueden trabajar para que sus villas busquen más medidas de protección. Educar a su gente para que no tengamos que lamentar más situaciones como éstas.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes