lee nuestro papel digital

Editorial

La expansión inmobiliaria y la falta de infraestructura vial

Tanto el Serviu como el municipio tienen una gran misión en la que necesita sí o sí el apoyo del sector privado, de tal manera que las ambiciosas iniciativas que se están levantando contribuyan a una mejor calidad de vida y bienestar de toda la comunidad y no sólo afectar o impactar en los lugares que se instalan.


 Por La Tribuna

23-09-2018_22-00-411__1

El crecimiento demográfico de la ciudad de Los Ángeles se ha disparado.

Lo que hace sólo unos años eran campos o sitios eriazos, hoy se han transformado en grandes conjuntos habitacionales, condominios, departamentos y casas.

El censo del año 2002 determinó que la capital de la provincia de Biobío tenía 166 mil habitantes y se proyectaba para 2015 un total de 194 mil. Sin embargo, la realidad es superior a la proyección, pues, según la medición de 2017, hay más de 202 mil personas. Eso, sin contar a quienes viajan desde otras comunas de la provincia o de Malleco.

El aumento de viviendas, supermercados, colegios y otros, si bien han permitido satisfacer la demanda actual, lo cierto es que sólo se está pensando en el ahora y no en el impacto que puede tener mañana.

Respecto a eso, hay ejemplos claros.

Una de las muestras del colapso es la calle Manuel Rioseco, mal llamada avenida. Solo con una pista al norte y otra al sur, ha generado un verdadero caos en Sor Vicenta durante las mañanas. La instalación del colegio San Gabriel y ahora un nuevo proyecto inmobiliario transforman el progreso en una incomodidad.

Tanto el Serviu como el municipio tienen una gran misión en la que necesitan sí o sí del apoyo del sector privado, de tal manera que las ambiciosas iniciativas que se están levantando contribuyan a una mejor calidad de vida y bienestar de toda la comunidad y no sólo a afectar o impactar en los lugares que se instalan.

Hoy, gracias a la CChC se ha creado un consejo urbano, en donde también participa nuestro Diario La Tribuna, además de distintos organismos, como Inacap o el municipio de Los Ángeles, que es uno de los actores más fuertes en esta materia. El objetivo de este grupo de instituciones es poder aportar a la construcción de ciudad, precisamente para generar una herramienta que sea fundamental para que se crezca en orden. 

Este punto de la saturación vial es el que La Tribuna ha informado en más de una ocasión, debido a que los propios vecinos claman por mitigar dicho impacto. El costo del progreso no puede ser sólo incomodidades.

Al menos, se ve una excelente voluntad de los organismos por intentar solucionar esto, pero claramente no será ni de un día ni de un año para otro. Esto requiere tiempo y la ansiedad de la sociedad es cada vez mayor.

Liderar una provincia, una comuna o una región va de la mano con tomar lo bueno de los predecesores y crear nuevas ideas que se materialicen para un mejor vivir.

Estamos atrasados, sí, y si bien hay mucho que reparar, nadie sobra y menos aún podemos quedarnos esperando que alguien lo arregle por nosotros.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes