lee nuestro papel digital

Editorial

Correo, revelado fotográfico, videoclubs, taxis y ahora imprentas: la tecnología lo absorbe todo

La tecnología, que parece tan amigable, no sólo ha traído prosperidad. Aun así, hay quienes han sabido aprovechar muy bien las ventajas que ofrecen los adelantes científicos. Historias de éxito hay por decenas. Sin embargo, los códigos binarios traen consigo un oscuro fantasma y es que pocos logran subsistir haciendo siempre lo mismo.


 Por La Tribuna

10-09-2018_22-06-561__1

Es un fenómeno global al cual hay que adherirse, hacerlo es prácticamente una medida de supervivencia.

La tecnología ha ido terminando invariablemente con negocios que no han sabido innovar.

Todo comenzó con los correos electrónicos, los que revolucionaron la forma de comunicarse de manera instantánea y desde cualquier lugar del mundo con otras personas, empresas o corporaciones.

Asimismo, la fotografía digital remplazó a los centros de revelado fotográfico, reduciéndolos prácticamente a cero. Antiguamente, en las grandes ciudades era común ver más de un local Kodak o Fuji llenos de personas en los principales paseos. Pero también la tecnología los absorbió, llevándolos al olvido.

Para qué hablar de los videoclubs. Netflix y las plataformas de streaming quebraron a todos, incluso al gigante mundial Blockbuster.

En el último tiempo, los taxis han dado una guerra campal por negarse a aceptar lo obvio y, aunque se legisle al respecto, alguien innovará, encontrará otra solución y el antiguo sistema seguirá obsoleto.

Ayer, un nuevo golpe lo recibieron las imprentas, aquellas que ya habían sido perjudicadas con las facturas electrónicas, cotizaciones y otros trámites que hoy se realizan de manera virtual. Es casi inminente la instalación de la boleta digital. Se estima que, de las 5 mil imprentas existentes en la actualidad, al menos mil se verán afectadas por el cambio. Quienes han estado toda una vida asegurando el sueldo con aquella máquina, la tinta y el papel, hoy tendrán que actualizarse y buscar una nueva forma de enriquecer su trabajo en este u otro rubro.

Así es la vida y así seguirá.

La tecnología, que parece tan amigable, no sólo ha traído prosperidad. Aun así, hay quienes han sabido aprovechar muy bien las ventajas que ofrecen los adelantes científicos. Historias de éxito hay por decenas. Sin embargo, los códigos binarios traen consigo un oscuro fantasma y es que pocos logran subsistir haciendo siempre lo mismo.  

Esto no sólo amenaza a los negocios familiares, sino también a la industria a gran escala. Por lo tanto, no existe ningún trabajo que pueda asegurarse de por vida y el concepto de innovación debe comenzar a inculcarse desde la escuela.

Lo viejo, viejo está, y aunque duela admitirlo es así. Esto ocurre en la medicina, en la ingeniería y hasta en los medios de comunicación. Migrar a la tecnología ya no es sólo un querer, es una obligación.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes