martes 15 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Las absurdas repercusiones de la Casen

Hoy más que nunca la clase política debe girar en 180 grados hacia la ciudadanía que los eligió y los que no, ellos son las verdaderas víctimas de los actos que realizan y de las pérdidas de tiempo que generan con sus discusiones sin sentido. Necesitamos terminar con la pobreza pero viendo quién tiene la culpa no se llegará a nada y seguiremos en esto por años.


 Por LESLIA JORQUERA

21-08-2018_19-14-181__1

El día de ayer, se dio a conocer el resultado de la encuesta Casen, la cual reveló que la pobreza por ingreso cayó de un 11,7 a un 8,6%. Los mismos datos develaron que la pobreza multidimensional, que busca analizar la condición de vida de las personas, se mantuvo igual, anotando un 20,7%. Un último dato, explica que la desigualdad en materia de ingresos aumentó una vez más. Sin embargo, tras la muestra, en vez de ver a nuestros líderes políticos buscando soluciones en conjunto para dar mejor calidad de vida a sus habitantes que los escogieron para encabezar el futuro de Chile, lo que vimos fue un espectáculo vergonzoso de acusaciones entre unos y otros que demuestran una vez más por qué somos subdesarrollados.

En nuestra región del Biobío, más del 12% se encuentra en situación de pobreza, si bien cayó en 5 puntos porcentuales respecto a la medición anterior, nadie puede estar contento con estos resultados.

Ver a los sectores políticos culpándose entre ellos en vez de aunar fuerzas para sacar adelante el país es decepcionante. Si es el modelo, las reformas o cualquier razón, lo importante es empezar a proponer las mejoras necesarias para que el empresariado, el empleo, las condiciones de vida y la sociedad toda se desarrolle y progrese. Nadie tiene la fórmula perfecta, pero quizás si aprendiéramos un poco a escucharnos, no cabe duda que seríamos un mejor país.

Vivimos entrampados clasificando los que son de derecha o de izquierda, y nuestros políticos se olvidan que la vida de la plaza de la ciudad y sus servicios públicos y municipalidades, donde en verdad se interesan de estos temas casi faranduleros, no es la realidad.

¿Qué se está haciendo por el empleo en la provincia de Biobío, pero en serio? ¿Qué inversiones públicas se tienen en carpeta para ejecutar y cómo están apoyando a los empresarios y emprendedores en generar ingresos? Muy poco. Se puede dar más.

Dejemos los absurdos de lado. Necesitamos a los políticos, pero no las politiquerías.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes